READ IN: English

En los últimos años, sobre todo con el auge de las RR.SS, cada vez son más las personas -principalmente mujeres- que sin ser afrodescendientes lucen en las redes como si lo fueran para obtener un beneficio económico. Así, el Blackfishing se ha convertido en una gran polémica social.

Las personas que fingen ser “negras” en redes sociales son el blanco de la discusión. Prácticas como cambiar la tonalidad natural de la piel, la forma del cabello o de los labios siembran la polémica. Esta crítica se vuelve aún más dura por parte de las asociaciones que trabajan por los derechos civiles de las personas que, precisamente por su raza, viven excluidas del sistema.

La polémica social en torno al blackfishing no es nueva. A lo largo de la historia de la moda, muchas marcas y publicaciones han sido acusadas de apropiación cultural. No obstante, ahora hay una mayor conciencia y el tema se vuelve cada vez más recurrente.

Los internautas acusan a las celebrities de modificar su físico, ya sea de manera permanente o temporal, para parecer una mujer de raza negra.  Kim K y sus hermanas han estado varias veces en el ojo del huracán por practicar lo que se llama también el ‘blackface’. Recientemente, las críticas llovieron sobre Rosalía por su portada en la revista ‘People’; la cantante aparece con un tono de piel más oscuro del habitual. Pero no son las únicas, muchas influencers reciben críticas constantemente por querer parecer mestizas en Instagram. Uno de los casos más sonados es el de la modelo sueca Emma Hallberg.

Inspirarse en la cultura negra parece no ser el problema en sí mismo. Sin embargo, apropiarse de unos rasgos determinados para ganar dinero desde el privilegio blanco, sin tener en cuenta a los negros en el mismo negocio, sí.

Seguir un estilo de moda no tiene por qué representar una apropiación cultural, Sin embargo, en el proceso podemos caer en una malinterpretación del movimiento “Black Lives Matter”.  Esto plantea si nos debemos hacer responsables de lo que consumimos y luego reproducimos o si podemos considerar estos cambios físicos como mera cuestión estética. ¿Tu qué opinas?