READ IN: English

El nuevo arquetipo de la chica ghoulish, como una mujer gótica y sensual que adora las cejas finas, el pelo negro azabache y la mirada de Kubrick, entra en escena para asesinar a la it girl canónica. Una estética sádica que se sincroniza con el zeitgeist, y ese estilo sórdido y desordenado del indie sleaze que poco o nada tiene que ver con los estereotipos de belleza proyectados por los algoritmos de Instagram.

Las chicas ghoulish emergen y abandonan los márgenes para entrar en la esfera de lo cool mediante sus looks oscuros y sus cantos de sirena. Navegan por las redes enfundadas en látex, tatuajes carcelarios y patrones góticos, que no tradicionales, e introducen una nueva versión de alta costura.

Se trata de un arquetipo inspirado en el fashion grunge, y en el espíritu decadente de Angelina Jolie en “GIA” (1998) o en la época del frasco de sangre. La actriz y modelo se encumbra como la verdadera OG, como la bad girl por excelencia que ya reflejó este canon en la editorial “Born to be wild” de Elle en los 2000.

SUCCUBUS CHIC

Esta especie de corriente neo-punk en la moda y la belleza está a asociada a una serie de códigos que van desde las cejas delgadas de los 90, e incluso blanqueadas, a las mejillas hundidas, los pómulos altos y los labios carnosos, hasta esa mirada de súcubo con la que hipnotizarlos a todos. Una estética y esencia perversa protagonizada por una serie de iconos de internet como Gabbriette o Amelia Gray, como neófita convertida en la nueva chica ghoulish de la escena high-end, que ha desfilado para firmas de culto contemporáneo como Diesel o Balenciaga.

Incluso Kylie Jenner ha caído en esta espiral tenebrosa, afilándose las cejas y marcando esa mirada asesina como lo hace Mia Goth, otra de las precursoras de este movimiento. Y es que, más allá de lo que se pueda apreciar a simple vista, las chicas de este club proyectan un espíritu y una actitud específica, reflejada incluso en esa pose que arquea con maestría la modelo Gabbriette desde 2019, considerada como la real OG de esta corriente estética.

Esa esencia infernal de la goth girl es la que está alterando los canónes establecidos por la chica cool asociada al mundo del wellness. Un nuevo enfoque que se ve reflejado en las tendencias de makeup o en los looks oscuros suspendidos entre gafas envolventes, botas, cuero y látex. Las ghoulish girls han llegado así para desterrar lo macabro y proyectar esa energía oscura que asesina y seduce a la vez.

Newsletter