READ IN: English

Bethany Williams, una de las diseñadoras que mejor ha sabido conectar con el espíritu de nuestro tiempo, presenta una colección ética que va mucho más allá de la moda. Con la circularidad y la sostenibilidad en el núcleo creativo, “All Our Stories” continúa su trabajo iniciado en 2019 con The Magpie Project, una organización benéfica que apoya a mujeres y niños sin hogar.

La ilustradora Melissa Kitty, del team de Bethany, dirige una serie de proyectos de narración con las familias de la organización para inspirar y tejer esta colección. “Lo que observamos en los talleres de cuentacuentos fue que la moraleja de cada historia siempre se refería a la amabilidad, el cuidado y el respeto mutuo”, escribe Williams en sus notas de la exposición. “Estos rasgos, aunque son importantes en la infancia, tienen el mismo significado en la vida adulta”.

Bethany construye, una vez más, la propuesta con desechos de libros, ahora transformados en textiles por el programa italiano San Patrignano. Dentro de ese paraíso artístico, encontramos una serie de siluetas inspiradas en el archivo de prendas del Museo de la Infancia del V&A.

Los trajes con chaquetas tipo matador toman como referencia los trajes de esqueleto para niños del siglo XIX, junto a corsés hechos con residuos de envases de fruta y abrigos en patchwork. Dentro de esa línea, seis prendas formaron parte de la propuesta de Williams para la final del Premio Woolmark, utilizando lana merino de desecho impresa de forma ecológica en Peckham.

LA MODA COMO HERRAMIENTA SOCIAL

La colección menswear SS22 se exhibe a través de un fashion film que capta a las familias de The Magpie Project dentro de las salas vacías de la institución de Bethnal Green, junto al poeta Eno Mfon, que se encarga de narrar la pieza.

All Our Stories, que acaba de ganar el BFC/Vogue Fashion Fund, es otra prueba más de como cambiar la narrativa en la moda en tiempos de crisis climática y social.

Para conocer las últimas novedades en moda entra aquí.