READ IN: English

RED58 es la aventura de su dueño Omar M, DJ (venezolano) que lleva ya más de siete años viviendo en Barcelona (de ahí el 58, que es el código de su país). y que ha conseguido plasmar su visión del clubbing en este proyecto.

Picture by Steven Biafry

Un lugar con poca luz (roja, por supuesto), de inspiración berlinesa con diseño a cargo de UY Studios (Berlín); y con un equipo de sonido Martin Audio que garantiza una buena experiencia en la pista de baile. RED58 también se define como un espacio libre donde la comunidad LGTBIQ+ se pueda sentir safe. Cuenta, además, con una pequeña darkroom en el que los clubbers pueden vivir la noche bajo sus propias reglas. Aquí fue donde empezó la fiesta de renombre Maricxs, que se ha convertido en un clásico de la noche barcelonesa.

Omar cuenta que, durante muchos años, estuvo participando como DJ y promotor en Venezuela, donde tuvo la oportunidad de forjar un pilar fundamental para que la música electrónica tuviera cabida en la sociedad venezolana. La idea, originalmente, era ejecutar este proyecto en su país natal, donde había una deficiencia en la escena al no tener históricamente un club de culto el cual pudiese generar un movimiento y un espacio para el libre crecimiento de esa cultura. A medida que la situación fue empeorando en el país, Omar se vio forzado a emigrar a la Ciudad Condal, donde poco a poco se fue dando cuenta de que también hacía falta un club que fuera dedicado a esta escena, hubo un periodo donde había mucho talento y marcas de peso pero no existía una institución de música electrónica.

RED58 nace por el deseo de mantener la esencia del DJing culture, de mantener vivo el acetato (vinilos) y de resguardar y expandir la escena y la cultura.

Es un club hecho a partir de una perspectiva de un artista. Al ser Omar DJ, la sala cuenta con mucho trabajo y diseño a nivel técnico, aportando así una excelente acústica y sonorización; además de estar adaptando todo para el confort de los DJs.

En resumen, de lo que más orgulloso está Omar (y se puede palpar en el ambiente) es que RED58 se asemeja a un estudio de grabación y que la fidelidad del sonido es majestuosa.

Desde los inicios de RED58 ya se comentaba que la marca no solo se veía en el mundo del clubbing; si no que quizás se veía más como un elemento de protesta. Un camino para lo auténtico. Es por ello que todo el equipo de este club (que ya se ha convertido en una marca) quiere seguir generando propuestas en diferentes ambientes o stages para seguir proyectando esa esencia tan característica.

Actualmente, han abierto un speakeasy para audiófilos derivado de RED58 dentro del restaurante italiano Barcilo, del que también es dueño Omar. Próximamente se avecinan eventos al aire libre y… ¿Por qué no festivales en un futuro?

Newsletter