READ IN: English

Como siempre en China llegó tres siglos antes. La burbuja del live-streaming ha seguido creciendo desde su nacimiento en 2013 para llegar a convertirse en la mayor industria de comercio virtual del estado asiático, pero ¿a qué se debe?

Live streamers en Mercedes-Benz China Fashion Week

¿Es el life-stream el futuro del e-commerce?

Las aplicaciones live-stream ya son la vía ultra-exprés de interacción con el cliente, el cual puede ver el producto real sin edición, saber cómo funciona o la manera de combinar prendas para convertirlas en banging outfits. Así, la autenticidad y espontaneidad son algunos de los motivos del triunfo de la compra en vivo en los que los anfitriones / creativos se graban probando todo ese material en riguroso directo y contestando a las preguntas de la audiencia digital. Ya sea desde un contenido publicitario a eventos, así como streams específicos de compras en China, se convierten en una excitante plataforma en la que las marcas se involucren más que nunca.

OVER-CONSUMISM

El mayor movimiento de transmisión en vivo en China vino a raíz de sus compras cuando se elevaron a 45,7 millones de usuarios activos mensuales en 2015 como resultado de todas las aplicaciones de streaming en directo. Un año más tarde, la cifra creció a 129,2 millones. Hoy en día ya hay cerca de 500 millones de espectadores activos en China, según un informe de Deloitte.

Esta experiencia virtual que ha sido comparada con las compras por televisión en los canales QVC de USA, ha revolucionado el sector a través de emisoras masivas de compra en vivo como Taobao, con la que este modo de compra-venta llegó a su punto álgido en 2016, o actores relevantes de la plataforma como JD.com o Sina Weibo. La actividad de streaming en vivo, desde el desarrollo de la plataforma hasta la publicidad y los eventos, está destinada a tener un valor de casi 16.000 millones de dólares para 2020.

LIVE STREAMERS AS K-POP IDOLS

Esta vía de acortar la cadena de consumo permite al comprador sentirse parte del proceso de la moda, acceder a la pasarela de manera directa. Así, el observador promedio en vivo ve el contenido hasta 135 minutos al día. Y es que, más allá de la compra, muchos espectadores se sumergen en este universo digital para ver cantar o actuar a sus ídolos live-streamers como si se tratasen de cantates de K-pop.

Live streamer

La nueva era hiper-virtual en la que se ha prendido las barreras físicas a través del streaming, los KOL crean vídeos estéticos para que sus fans puedan verlos desde cualquier lugar del planeta. Sus cámaras de alta resolución y los beauty filters acaban de elevarlos, sacando la cara fake a esta realidad que ha sido top en la industria de la belleza como plataforma para dar a conocer los productos de las firmas o celebrar sus eventos en streaming.

FASHION STREAMING

Tmall en 2016 destacó en la escena de las compras en vivo transmitiendo un show de 8 horas con marcas de lujo como Burberry, La Perla y Paul Smith, así como apariciones de expertos en la industria con consejos de moda para los espectadores. También, firmas como adidas han utilizado la plataforma para compartir sus catwalks en directo y vender a la misma vez.

adidas live streaming

Así, el streaming en directo ya se ha convertido en el gran bussiness de China en 2019 en el que consumidores gastan miles de millones en productos. Ahora, este tipo de formato está despegando en EEUU, pero lo que aún no sabemos es si llegará a expandirse por todo el mundo para establecerse como la nueva vía de e-commerce llevada por youtubers 2.0 que parecen llegados del futuro, pero que son más del presente que nunca.