READ IN: English

El Cruise 2021 de Chanel se traslada de Capri a París. El escenario se convierte en un croma con fondos pastel del atardecer, y la presentación en un show digital en el que conviven las referencias del cine francés de la new wave con la sensualidad de los tejidos.

Reinventarse o morir. Chanel había planeado inicialmente llevar a sus invitados a Capri para mostrar su colección de cruceros el 7 de mayo. Pero el coronavirus llegó para infectar la industria de la moda, y la firma haute-couture decidió recrear el escenario de una playa mediterránea de guijarros en un estudio de la Rue Cambon para su debut digital de la cápsula fotografiada por Jarim Sadli.

“Siempre he soñado con ir a Capri”, dijo Virginie Viard, directora creativa de Chanel, señalando que Karl Lagerfeld en 1997 fotografió la Villa Malaparte, la llamativa casa moderna de la isla inmortalizada en el clásico de los sesenta de Jean-Luc Godard “Le Mépris”.

EL DEBUT VIRTUAL

Esta es la primera vez de la historia en la que Chanel presenta una colección sin hacer un show, reinventando sus raíces para adaptarse a la nueva era digital.

“Sentimos no haber podido hacer un show, pero las condiciones no lo permitieron. Pero espero que podamos volver a la pista en octubre, ya sea a puerta cerrada o con un público reducido. Un desfile de moda sigue siendo la mejor manera de narrar una colección, y es muy importante para nosotros en las tiendas después, porque es el comienzo de la historia”, dijo.

Chanel Cruise 2021

Habiendo pasado la mayor parte del periodo de cierre en la campiña francesa, la diseñadora volvió al estudio el 4 de mayo y confeccionó la colección del crucero con su equipo en tres semanas, a través de un moodboard en el que la new wave del cine francés y un halo encantador, sexy, fácil y refinado impregnaba las ideas de la colección.

UN CAMINO HACIA LA SOSTENIBILIDAD

El icónico tweed convive ahora con faldas de punto a rayas asimétricas, cinturones de cadena (2000 inspired), vaqueros acampanados, pantalones negros Capri y camisas de gasa negra, subrayando la actitud casual de la línea.

Viard trabajó con los materiales disponibles tras la reapertura de la mayoría de las fábricas a mediados de abril. “Reutilizamos todo lo que teníamos: todos los botones e hilo sobrantes. Hicimos los tejidos con los hilos que teníamos en stock. Eso nos ahorró tiempo”, dijo.

Además, 14 de los 51 looks fueron hechos con seda y algodón sostenibles que han ganado la certificación GOTS (Global Organic Textile Standard), que define criterios ambientales de alto nivel a lo largo de toda la cadena de suministro de textiles orgánicos y requiere el cumplimiento de criterios sociales también. Así, Chanel, sigue su línea de compromiso con el medio ambiente y la sostenibilidad.