Malas noticias para el mundo de la moda. Issey Miyake, conocido por el uso del plisado en sus prendas y sus sencillos jerséis con cuello vuelto que popularizó Steve Jobs, fallece a los 84 años de edad.

Issey Miyakee, uno de los pioneros de la moda japonesa, debutó en Nueva York en 1971 y dos años más tarde en París. De esta manera se convirtió en uno de los creativos más importantes e influyentes de la industria. Ahora, a los 84 años de edad, fallece de cáncer de hígado en un hospital de Tokio.

Nacido en Hiroshima, el creativo era especialista en combinar y fusionar magistralmente diseño y tecnología en la exploración conceptual indicativa de lo natural en sus colecciones. Es decir, experimentaba con nuevos métodos de plisado tomando como inspiración patrones de la naturaleza.

En los setenta la concepción de la moda cambió gracias a Issey Miyake. Justo cuando el estilo hippie, el patchwork y los jeans se habían convertido en un uniforme, de su atelier salieron bustiers de plástico y vestidos de hule. Además, investigó las antiguas técnicas de hilado japonés para así crear tejidos livianos.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por HIGHXTAR.® (@highxtar)

Miyake creó los primeros tejidos de punto con fibras de poliéster para crear siluetas que envolvieran el cuerpo como una segunda piel. Fue en los ochenta cuando empezó a posicionarse como uno de los diseñadores más respetados, por alejarse de la funcionalidad y apostar por piezas dignas de museo.

“Arquitectura del arte” fue el término que se agregó al léxico de la moda gracias a la innovación estética de Issey Miyake. El primer paso de su proceso creativo siempre fue descubrir la inclinación natural de los materiales para después convertirlos en siluetas de ensueño inolvidables.

En la década de los noventa, las nuevas generaciones buscaban llevar las tendencias de la cultura pop. Sin embargo, looks metálicos y con cortes plisados caminaron en la pasarela gracias a Miyake. Además, uno de sus lanzamientos más importantes fue su primera y exitosa fragancia denominada L’eau d’Issey.

El diseñador logró lo que nadie en cuanto a forma, silueta y materiales, todo fusionado en una prenda ponible. Miyake se convirtió en la sensación del momento con figuras como salidas del mar, ¿o del espacio? Y a día de hoy no hay nadie que no esté obsesionado con sus magistrales piezas.





Newsletter