READ IN: English

El director franco-suizo Jean-Luc Godard, padre de la nouvelle vague que revolucionó el cine en los 70, ha muerto a los 91 años. Ganador de un Oscar honorífico, una Palma de Oro especial, un León de Oro en Venecia y un Oso de Oro en Berlín, Godard trascendió el propio cine por su faceta teórica y crítica. Viajamos por su historial y seleccionamos algunas de sus mejores películas. 

Pierrot, el loco (Pierrot le fou, 1965)

Basado en la novela de 1962 Obsesión y protagonizada por Anna Karina y Jean-Paul Belmondo, Pierrot le fou es un thriller de pulp crime noir que cubre temas como la guerra de Vietnam y las luchas artísticas del individuo. La película sigue a Ferdinand Belmondo, que decide dejar atrás su aburrida vida matrimonial y escapar de su existencia burguesa.

El desprecio (Le mépris, 1963)

Michel Piccoli y Brigitte Bardot son un matrimonio en crisis que funciona como reflejo y confesión del del propio cineasta y Anna Karina. Según confesó la actriz, frases literales sacadas de su boca fueron puestas en la de Bardot ante la destrucción del cariño y la unión con su marido, un cineasta en crisis que empezaría a replanteárselo todo.

Band Of Outsiders / Bande A Part (1964)

Protagonizada por Anna Karina, Banda de forasteros es una película sobre tres personas que cometen un atraco en París. Si bien la película es un thriller policial, también es una de las películas más divertidas de Godard, que presenta varias escenas memorables, incluida una escena de baile que se ha convertido en un icono del cine francés.

Masculino, femenino (Masculin féminin, 1966)

Este película es un retrato de la cultura de la juventud a mediados de años sesenta en París. Jean-Pierre Léaud interpreta a un joven idealista, aspirante a escritor. El uso de entrevistas al estilo Cinema-vérité sobre temas como el amor, la política y el consumismo, marcan el ritmo de la película.

Al final de la escapada (À bout de souffle, 1960)

Película fundacional de la Nouvelle Vague e icono de la modernidad cinematográfica. Jean-Paul Belmondo es un gánster reflejo de los protagonistas del cine negro americano que vivirá un encuentro con una vendedora de periódicos (Jean Seberg). Más allá de la trama, son los cortes dentro del plano, los cambios de eje, el rodaje en plena calle o esa pregunta final a cámara toda una auténtica metralleta de ideas.

Vivir su vida (Vivre sa vie: Film en douze tableaux, 1962)

Probablemente la escena de Anna Karina llorando en el cine mientras ve ‘La pasión de Juana de Arco’ (Carl Theodor Dreyer, 1928) contenga el primer plano más bello de la historia del cine. La primera gran musa (y mujer) de Godard es aquí una prostituta de final trágico en uno de los relatos más amargos y emocionales del cine francés.

Film socialisme (2010)

La película que da nombre a la productora de Tarantino contiene escenas tan icónicas como el minuto de silencio, el baile en el bar o el recorrido por el Louvre en tiempo récord. El argumento funciona como gran resumen de los temas recurrentes de la Nouvelle Vague, protagonistas unidos por alguna manía cultural y un triángulo amoroso.

Banda aparte (Bande à part, 1964)

Esta película sigue a Odile mientrs se encuentra con una pareja de atracadores, Fraz y Arthur con la internción de robar dinero. Descrita por el mismo Gdard como ‘Alicia en el País de las Maravillas conoce a Fraz Kafka2, esta película está ambientada en las calles de París, convirtiendo en míticos una serie de lugares del paisaje francés.

El chino (La chinoise, 1967)

Separado ya de Anna Karina, Godard se une a su segunda mujer y musa (Anne Wiazemsky) en su despedida momentánea del cine individual (tras Mayo del 68 se embarcaría en los rodajes de colectivo Dziga Vertov). La historia avanza la revolución estudiantil de la izquierda en Mayo del 68. Hoy en día supone toda una muestra del caldo de cultivo social que dio lugar al movimiento.

El viento del este (Le Vent d’est, 1970)

Las estructuras, los clichés y los estereotipos del western tradicional, sirven de coartada para una reflexión sobre la lucha de clases y la desmitificación del cine burgués. A partir de los lugares comunes del western de forma ampliamente estereotipada, se pasa a reflexionar de la lucha de clases, intentando exponer y ridiculizar al nuevo enemigo de Godard: “el cine burgués”.

‘Historie(s) du cinéma’ (1988)

Para muchos este videoensayo de Godard a partir de infinitos fragmentos de películas supone la mejor reflexión sobre la historia del cine. Dividida en varias partes y con voces como las de Binoche, Julie Delpy o el propio Godard, el cineasta reflexiona desde su casa en Suiza (de la que ya apenas sale) sobre la misma identidad del séptimo arte a lo largo de 268 minutos.

‘El libro de imágenes’ (2018)

‘El libro de imágenes’ llega a escasas salas españolas para demostrar que a sus 88 años Godard sigue explorando el cine de forma incansable. Solitario, con el cine y el mundo como partes indivisibles uno del otro, Godard bucea, deforma y transforma, decenas de películas y textos que retuerce hasta hacerlos converger para luego separarlos. Un paseo por su mente, a través de la nuestra.

Este es el icono de perfil de Netflix más utilizado.





Newsletter