READ IN: English

¿Existe una relación entre cómo consumimos alimentos y cómo consumimos arte hoy en día? ¿Entre la voracidad del mercado del arte y cómo nos alimentamos? A través de su obra, los once artistas presentes en esta exposición nos ayudan a conversar con los alimentos creando nuevas relaciones con la comida o readaptando otras antiguas al contexto actual. 

Una exposición colectiva que nos acerca a una nueva generación de artistas internacionales que cocinan una nueva figuración y nos ponen la mesa para hablar del exceso, el desperdicio, el simbolismo, las marcas o la carencia. La muestra se inaugura el próximo 23 de noviembre y estará hasta el 9 de enero. Sergio Sancho y Sara Coriat, de Urvanity Projects, se meten en la cocina y nos ofrecen una exposición, ejerciendo de comisarios, que tiene como protagonista el sustento o el acto de comer.

Son una docena de artistas internacionales hablando de un tema que siempre ha estado, de una u otra manera, en la historia del arte. Y es que en cada década, en cada siglo, estas representaciones han sido reflejo de la sociedad que retrataban. Desde las latas de sopa de Andy Warhol y la era de consumismo de masas, pasando por las naturalezas muertas flamencas del siglo XVII y los sentimientos morales que hay detrás de los mosaicos y frescos romanos que nos hablan de una élite que se divierte.

Este banquete visual tiene dos pasos

Antes de enredarnos con recetas o cacerolas, la primera parada es para abastecernos. Supermercado mágico de brillo y fantasía. Superalimentos para el Alma es una instalación de los artistas Sergio Mora y Lusesita. Es la recreación de un establecimiento de barrio donde los productos son pequeñas obras de artes –seriadas y firmadas– listas para llevar. “La idea es jugar con el contexto para cuestionar nuestra percepción, desdibujando los límites entre lo que se considera arte y lo que se consideran productos comerciales”.

Una vez llenado el carro, empieza el ágape visual. En la segunda parte encontramos la glotonería e insaciabilidad en la obra de Ana Barriga; la interpretación de Hannah Epstein del cuento de Ricitos de Oro a través de la codicia y los hábitos de consumo occidentales, presentando a la protagonista como la última colonizadora blanca que consume los recursos de otros sin preocupación alguna; el sedentarismo digital, desperdicio y el análisis antropológico del presente en la obra de Nicolás Romero;

Los festines en cerámica de Culitomatón y Lusesita; la ordinariez del consumismo y la informalidad de las marcas que nos rodean con Ricardo Passaporte; la ironía, el humor y el acercamiento a ‘la buena vida’ en el trabajo de Bieke Buckinx; el homenaje a los alimentos llegados de Latinoamérica en las icónicas mujeres de Fátima de Juan; el mundo onírico y a veces cercano al absurdo de Reihaneh Hosseini y la radiografía con toques surrealistas de la sobremesa Francesc Roselló.

Opening miércoles 23 de noviembre desde las 19h

Newsletter