READ IN: English

La capital se despide de un trocito de historia. Inditex ha decidido echar el cierre al primer establecimiento de Zara que abrió fuera de Galicia. La tienda situada en la calle Carretas nº 6, muy cerca de la Puerta del Sol fue, además, el inicio de la expansión del gigante textil nacional que cuenta hoy con más de 7.000 en todo el mundo. Esta decisión es una consecuencia de la reformulación y actualización de la estrategia de la compañía.

Inditex

Los clientes podrán disfrutar de esta emblemática tienda hasta marzo de 2021, cuando dirá su adiós definitivo. Inditex aún no se ha pronunciado con respecto a esta noticia publicada por el canal Idealista.com. El edificio de siete plantas y 2.617 metros cuadrados es propiedad de Mutualidad de la Abogacía que lo adquirió en julio de 2019 por 33,5 millones de euros. Por el momento, no sabemos quién será el nuevo inquilino tras la salida de Inditex.

El fin de esta historia no es la única, pues la empresa española tiene pensado cerrar más de 1.000 locales en todo el mundo. Este plan fue comunicado por Inditex el pasado mes de junio. En él se manifestó su intención de cerrar pequeños y antiguos establecimientos para abrir 150 nuevos. Estos contarán con una mayor superficie y mejores ubicaciones. Esta estrategia pretende conseguir una mayor rentabilidad en tiempos de Covid. Aunque éste no es el único motivo, la compañía de Amancio Ortega pretende adaptarse a los nuevos tiempos, tecnologías y generaciones que avanzan demasiado deprisa.

Inditex

Entre sus novedades, la empresa textil ha puesto en marca una App que permite, entre otras funciones, comprar en tienda física sin esperar cola para pasar por caja. Los usuarios de la plataforma tendrán acceso al stock en tiempo real de la tienda que deseen. Además, se podrá reservar un probador desde el teléfono móvil. En definitiva, Inditex quiere mejorar la experiencia del público en las tiendas y realizar compras de una forma mucho más rápida.

Inditex

La mala noticia es si los empleados serán despedidos o reubicados en los nuevos centros. Aunque si nos fijamos en otras ocasiones, Inditex siempre ha optado por mantener a los equipos e intentar que el menor número de trabajadores se vea afectado.