READ IN: English

Abres el timeline de tu Instagram y, consciente o no, recibes una inyección de impactos publicitarios en vena en un espacio en el que casi nadie controla ni pone freno. Es como si saliéramos a la calle y las fachadas de las casas estuvieran llenas de anuncios puestos sin regulación.

Juicy Couture #SPONCON Campaign

Juicy Couture #SPONCON Campaign

El espacio en las redes sociales, especialmente Instagram, ha permitido a los influencers – desde hace años – postear en un espacio que les proporciona (a algunos) desmesurados beneficios, que les ha llevado a olvidarse de su estilo propio y a sonar tan falsos que no sabes si reír o llorar de pena.

La desregulación en estas plataformas ha movido a algunos países como Estados Unidos a imponer sanciones a aquellos influencers que no notifiquen que lo que están subiendo es contenido pagado / patrocinado. Esto se hace mediante una opción que aparece en la parte superior, pero que en España todavía no es obligatorio.

Juicy Couture | FW18 Campaign

Como una forma de destacar en esta marea arrolladora de publicidad sin medida, en la que no sabes si los usuarios están realmente recomendando algo en lo que creen o es pagado, Juicy Couture (@juicycouture) ha dejado clarísimo que su campaña de otoño 2018 es un anuncio esponsorizado.

Sin duda alguna, a juzgar por el tamaño del texto, lo ha hecho a modo de burla ante lo desmesurado de la situación. “Con un diseño irónico enfatiza, en lugar de minimizar, la forma en que se paga a los influencers, celebridades y, a veces, a los redactores conocidos para que vendan productos”, opina la web de moda Fashionista sobre la última campaña de la marca.

¿Creéis que es necesario avisar de que el contenido es patrocinado, como ha hecho Juicy Couture de forma irónica?