READ IN: English

No hay ninguna duda en esta compleja industria de la moda que Kim Jones es su indiscutible faraón, el que tiene el bastón de mando, el absoluto referente de una generación que ha cambiado la moda como concepto y expresión creativa. Su última muestra es sublime, exquisita y elevada como ninguna.

Cada una de las piezas que caminaron la pasarela ayer es digna de un exhaustivo análisis y del deleite de cada detalle que las componen. El romanticismo, las referencias a la indumentaria de la clase obrera entrelazadas con la elegancia de los guantes propios para una noche en la ópera, la destacada presencia del paisley y la ralla diplomática, la genial introducción de su particular gorra campera, la maestría en el tailoring y los diseños en piel y, sobre todo, el sentido y precioso homenaje a la estilista y diseñadora de joyas Judy Blame, fallecida hace un par de años y una de los referentes de Kim Jones. Todos esos colgantes, pins y abalorios son el mejor homenaje posible para esta figura determinante en la cultura LGTBIQ+ londinense.

La colección de Dior Men estuvo llena de absolutas joyas, entre las que destaca notoriamente la pieza que cerró el desfile. El abrigo, cubierto de plumas metálicas bordadas meticulosamente, está inspirado por una pieza del archivo de alta costura de Christian Dior y es una de las piezas más espectaculares que ha hecho el diseñador británico nunca.

La aportación de Matthew M Williams en hebillas y cinturones dotó de ese aire técnico y casi militar a unas piezas de suma finura y trascendencia histórica en las que se evoca a los apasionantes años 50 de la maison francesa y a su descomunal archivo de haute couture. La transgresión del género estos días es cada vez más común y los diseñadores juegan con esa dualidad para proponer creaciones con elementos tradicionalmente femeninos para hombre y viceversa. En esta última propuesta del que fuera Director Creativo de Louis Vuitton también atisbamos cómo rompe las fronteras sociales y de clase, desarrollando una amalgama de guiños a todos ellos con los que democratizar su imaginario.

Además de la ya famosa “rollercoaster buckle” del fundador de Alyx, en los accesorios descubrimos una línea continuista en la que el ya famoso “oblique” de CD inunda las piezas más destacadas tanto de esta sección como del calzado.

Maxi bolsos, saddles, gorras camperas con cremallera en la visera, mochilas de corte explorador, clutches, botas Chelsea, shopping bags, bolsos de viaje, nuevas versiones de su codiciada B23 y toda una selección de complementos y calzado que ya están haciendo babear a propios y extraños.

El imparable ascenso del de Hammersmith se ve reflejado en cada colección que presenta. No importa qué firma tenga el privilegio de contar con su creatividad y dedicación, Kim Jones (@mrkimjonesha reinventado lo que entendíamos por excelencia, ha rediseñado los estándares de la industria y está poniendo en serios aprietos a sus colegas de profesión en su afán de seguir su estela.