READ IN: English

El mantener totalmente oculta la identidad y los datos en la era de internet es una cuestión prácticamente imposible para todo el mundo. Incluso para un narcotraficante. La policía de Liverpool consiguió identificar a un narco perseguido desde hacía unos meses gracias a una imagen de un queso que compartió en una red de comunicación cifrada.

Una foto de un queso permite detener a un narcotraficante

El narcotraficante de Liverpool ahora está condenado a 13 años y medio de prisión por suministrar diversas drogas como la heroína, cocaína, ketamina o MDMA, según informes de la Policía de Merseyside de Reino Unido.

La cuestión es: ¿Cómo llegaron a identificar al criminal a través de una imagen de un queso? A través de sus huellas dactilares. La foto de Carl Stewart, publicada en EncroChat, una red de comunicación cifrada utilizada por criminales, también mostraba su palma de la mano. Dicho chat fue comprometido por las autoridades europeas el pasado julio, y a día de hoy ya han identificado a más de 60.000 usuarios involucrados en el tráfico de drogas y armas, entre otras cosas.

En este sentido, la policía tomaba las huellas dactilares de Carl a partir de la foto, y las cruzaba con su base de datos, poniendo fin a su actividad ilegal. Por lo menos durante 13 años.