READ IN: English

Si la realidad en la que hemos vivido hasta hace relativamente muy poco ha sido una acechada por la censura y la represión social, las nuevas generaciones se liberan y experimentan ahora más que nunca con su sexualidad. Y es que, según una nueva investigación de LGBTQ+ Stonewall, la generación Z es la más queer de la historia.

El estudio, que pone el radar en UK, se sincroniza con el aumento de una aceptación social colectiva hacia todo tipo de relaciones; sin importar el género, la procedencia o la condición social. Cabe apuntar que éste carece de datos sobre la población trans en el Reino Unido, aunque se estima que sea inferior a un 1%, incluyendo a las personas no binarias.

Los resultados del informe apuntan que hay más personas que se identifican como bi que como gay, con un 5% y un 3% respectivamente, y como lesbianas con un 1%. Así, el 7% de la población se siente atraído por más de un género, mientras que el 2% se identifica como asexual, una cifra superior a los que lo hacen como gays o lesbianas.

Esta diferencia y/o evolución generacional puede verse reflejada en los siguientes resultados: dentro de la generación Z, el 71% de las personas se consideran heterosexuales (en comparación con el 91% de los boomers) y el 14% como bisexuales o pansexuales (en comparación con sólo el 2% de los boomers).

GAY PRIDE

Dentro del mismo estudio, se preguntó asimismo acerca de la atracción latente en la Gen Z. Pues bien, sólo el 53% se consideraba exclusivamente heterosexual, mientras que el 40% seguía patrones de atracción que podrían describirse como «queer«. Algo que demuestra que esa libertad de “desviación” de la heteronorma es un claro signo de evolución y progreso.

El avance sociocultural es evidente. Aún así, ese progreso (muchas veces utópico) sigue coexistiendo dentro de un pradigma hostil de odio homofóbico y transfóbico, y de violencia contra las personas queer. Una dicotomía sobre la que debería activarse la educación feminista y de género en las escuelas e institutos, con la que cortar de raíz el desarrollo de ese pensamiento sociópata y fascista.

Newsletter