READ IN: English

La cultura de la falsificación en la moda sigue obsesionando a las nuevas generaciones, quienes han erigido ahora un nuevo objeto de culto: el Cartier Tank. Un icónico reloj de lujo del que se están reproduciendo copias y buscando alternativas con las que suplir esa «necesidad» material.

El reloj de diseño art-deco, diseñado originalmente en 1917 por Louis Cartier, ha sido uno de los accesorios de moda a lo largo de la historia, que ha vestido las muñecas de personalidades como Andy Warhol, Obama, Patti Smith, la princesa Diana o Truman Capote.

«No llevo un reloj Tank para dar la hora. De hecho, nunca le doy cuerda. Llevo un Tank porque es el reloj que hay que llevar» (Andy Warhol)

Un artículo de lujo que se proyecta ahora como el gran fetiche de la generación Z, quien se siente realmente atraída por su imagen, exclusividad e inaccesibilidad. Pues su precio oscila entre los 5.000 y los 272.000 dólares, en el caso de los modelos más raros.

Al colocarse el objeto en cuestión en la vitrina de lo infranqueable, las nuevas generaciones especialistas en el coleccionismo de gangas, y en la búsqueda de la falsificación más exacta, han encontrado el sustituto perfecto en un modelo vintage descatalogado: el Casio (LTP-1234PGL-7AEF), que ya acumula 2,3 millones de visitas en Tiktok.

ESTÉTICA OLD MONEY

Este modelo alternativo puede adquirirse en minoristas como Stock X a precios que varían entre los 49 y los 100 euros; y reproduce con precisión las características del accesorio. Su esfera de latón y correa de cuero enfundan el reloj en la deseada estética “old money”, entre un halo de sofisticación y lujo, que muchas veces sólo viste una fachada.

@enzyerni

old money vibes #vintagecasio #casio

♬ original sound – MYA

El encumbramiento de este nuevo accesorio de deseo coincide precisamente con el crecimiento de la industria de la alta relojería, con facturaciones en el segmento de la relojería-joyería de 9.000 millones de euros en 2021. Una ascensión que también ha favorecido a Richmont y a su elenco de Piaget, Cartier y Jaeger-LeCoultre con un crecimiento del 20% de las ganancias en su división de Relojes.

De esta manera, ese accesorio que parecía haber desaparecido del look contemporáneo vuelve ahora a latir y a obsesionar a los jóvenes y/o prescriptores de tendencias, aunque sea en forma de Casio en lugar de Cartier.

Newsletter