READ IN: English

Para subir seis mil productos nuevos cada día a un precio medio de cinco euros, Shein «se inspira» en otros diseñadores. En este caso, la última víctima del plagio del magnate del fast fashion es Rick Owens.

Después de robar siluetas a innumerables diseñadores independientes, de pagar mal a sus trabajadores y de establecer su propia política, el gigante de la moda rápida se dirige ahora a la alta costura. Concretamente con el diseñador Rick Owens, que se ha convertido en la última víctima de la estafa de la compañía.

Originalmente descubierto por Matei Olteanu, y ampliado por High Fashion Talk en Instagram, Shein ha subido un par de pantalones de chándal, adornados con cordones entrecruzados y enrejados, que es una copia casi idéntica de las piezas Mega Lace de Rick Owens. Los pantalones de Shein tienen un precio de 23 euros, mientras que los de Rick Owens cuestan 1.550 euros.