READ IN: English

La marca emergente AVAVAV, con sede en Florencia, ha dado un paso hacia el futuro con sus botas monstruosas de cuatro dedos. Los pares “Very Slimy Feet”, “Bloody Feet” y “Finger Feet” se unen en una colección fabricada de manera sostenible y en pequeños lotes.

Florencia, con su incomparable patrimonio, es un importante centro de producción para muchas marcas de lujo. Pasando por allí cada año millones y millones de metros de tejidos increíbles. Con esto en mente, AVAVAV fabrica todas sus prendas a través de materiales de lujo que no se han utilizado y les da un nuevo uso.

La firma produce sus diseños en Florencia en pequeñas cantidades, adaptándose a las nuevas exigencias de los consumidores. En la colección podemos encontrar desde una camisa amarilla a rayas que dice “Solo hicimos 21 de esto”, hasta jeans increíblemente acampanados. Pero lo más hiperrealista de su colección son las botas de cuatro dedos.

Estos tacones quilométricos son anatómicamente incorrectos y es que los dedos están hechos de manera exagerada, extendiéndose más allá de lo que un pie normal ocuparía en un zapato. Las botas monstruosas están disponibles en los tonos verde vivo, rojo intenso, morado metálico, negro y azul. 

Para poder calzarlas sin morir en el intento, AVAVAV ha optado por incorporar una pequeña cremallera en el interior de la bota. Y menos mal, pues algunas de las ellas llegan hasta la cadera, provocando el efecto visual de haber arrancado directamente las piernas a un monstruo.

Las negras todavía son más ponibles, ya que son botines con detalles más sutiles en la punta de los dedos. Mientras que las “Very Slimy Feet” o “Bloody Feet” son para las más atrevidas. Aunque ya están todas agotadas, puedes comprar el resto de su última colección en la página web de AVAVAV mientras dure el stock limitado.