READ IN: English

Repasamos los diez momentos posiblemente más icónicos que nos ha dejado el director creativo de Gucci, el italiano Alessandro Michele.

 Alessandro Michele

Alessandro Michele entró a trabajar en la empresa en 2002 como diseñador de complementos, por entonces bajo la dirección creativa de Tom Ford. No fue hasta 2016 que tomó las riendas de la Firma, dando un giro radical a la dirección de la marca, convirtiendo el minimalismo y glamour de su predecesor en excentricidad. En pocos años ha revolucionado el mundo de la moda, siendo a día de hoy uno de los diseñadores con más peso, si no el que más, con permiso de Virgil Abloh.

CABEZAS Y DRAGONES

Las réplicas de cabezas y bebés dragón que algunxs modelxs pasearon en sus manos mientras desfilaban a través de la pasarela convertida en quirófano de la colección FW18, fueron tan fascinantes como desconcertantes. Michele explicaba que estos post-humanos eran la metáfora de cómo construimos hoy en día nuestras identidades, y cómo podemos exponernos, escondernos o transformarnos a través de la tecnología, de Instagram, de la moda o de la cirugía estética.

RIHANNA Y SUS LOOKS PASAMONTAÑAS EN COACHELLA

Cuando la moda dicta que a Coachella se va de estilo boho, shorts, purpurina y tatuajes temporales, Rihanna aparece con un look sacado directo de la pasarela de Gucci FW18 de camisa, sudadera, botas altas y pasamontañas. No fue la única vez que la cantante se dejó ver de esa guisa: el año anterior lució para el mismo festival un top y leggins de malla de brillantes tipo mono, con también pasamontañas incluido. Era difícil que esta moda triunfase, pero se hizo de lo más viral, eso sí.

RECUPERAR EL VINTAGE DE TODAS LAS ÉPOCAS

Si hay alguien que ha convertido el vintage en tendencia y lo ha elevado a un nuevo tipo de elegancia y glamour retro sin ser anticuado, ése ha sido Alessandro Michele. En otras palabras, que estén de moda todas las décadas y estilos a la vez, desde lo victoriano, las flappers, los años 40, los 60, los 70, los 90… se lo debemos en gran parte a él.

REIVINDICACIÓN EN LA PASARELA

El desfile SS20 lo abrieron una serie de looks que reflexionaban y reformulaban las chaquetas de fuerza. Al salir a la pasarela, la modelo Hari Nef hizo su personal protesta al escribirse en la palma de las manos “La salud mental no es moda”, al encontrar ofensivo e insensible por parte de la Firma glamurizar este delicado tema. Alessandro Michele explicaba más tarde que los uniformes bloquean y restringen, vuelven al individuo anónimo. Sus colecciones destilan libertad y expresión individual, y dichas chaquetas (que habían estado creadas para el desfile y no estarían a la venta) tenían por objetivo invitar a la reflexión sobre la uniformidad, sin la más mínima intención de vulgarizar las enfermedades mentales. La polémica está servida.

LA PERFECCIÓN ESTÁ SOBREVALORADA

En el Gucci de Alessandro Michele la belleza atípica es protagonista. Una línea de pintalabios no tiene nada de sorprendente per se, pero sí que lo tuvo la campaña con que se anunció la nueva línea Gucci Beauty en mayo de 2019. La Firma llevó un paso más allá la inclusividad y lo de romper estereotipos mostrando los pintalabios sobre todo tipo de dentaduras, siendo la más icónica la de la cantante del grupo punk The Real Surf Bort, Dani Miller @alienzarereal.

IGGY POP EN LIMUSINA

La eterna estrella del rock se unió al rapero Gucci Mane, a la actriz y socialité Sienna Miller y a toda una serie de personajes variopintos en una villa para celebrar la fiesta más VIP en la campaña ComeAsYouAre_RSVP. Fotografiada por Harmony Korine (director de Spring Breakers y guionista de Kids), Gucci presentaba la colección crucero 2020 de la forma más sorprendente e irreverente.

HARRY STYLES SIENDO HARRY STYLES

Junto a crías de animales, como bebés cerdo o bebés cabra, en la campaña de la colección Crucero 2019; los trajes setenteros que luce sobre las alfombras rojas de medio mundo; el look que lució en el MET Gala de 2019 con el Camp como tema. El idilio entre Gucci y el cantante y opositor a icono de la moda, Harry Styles, es también de lo más aplaudido y celebrado de la era Alessandro Michele.

HACER DE LOS ESTILISMOS, Y NO LAS PRENDAS, LOS PROTAGONISTAS DE LOS DESFILES

Los estilismos y beauty de los desfiles suelen tener por objetivo unificar las prendas para ayudar a transmitir el tema de la colección. Alessandro Michele ha destruido esta idea y cada uno de sus looks goza de maquillaje, peluquería, accesorios y estilismo independientes. Cada look es trabajado individualmente, creando mayor variedad y contraste entre ellos. Lo que unifica los desfiles de Gucci es, precisamente, su ausencia de unidad.

LO NO BINARIO Y OTROS CONSTRUCTOS SOCIALES

A través de sus campañas y estilismos el director creativo lucha por cambiar la manera en que entendemos el mundo y las identidades de género. Son característicxs sus modelos y looks andróginos, y la libertad de siluetas, prendas, tejidos y materiales que usa para sus colecciones Menswear y Tailoring, de una delicadeza y colorido poco habituales en la moda de hombre. Colores muy vivos, prints de todo tipo, satenes, sedas, plataformas, prendas ajustadas, shorts muy shorts, faldas, vestidos. No es el primer diseñador en la faz de la tierra que lo hace, pero toda piedra hace pared – y las piedras que pone Gucci, por su exposición y peso en la industria, cuentan por multiplicado. El paso definitivo lo alcanzarán cuando dejen de distinguir entre colecciones de hombre y mujer, no tan descabellado viendo su trayectoria.

BEYONCÉ Y EL MONOGRAM PRINT

Siguiendo la actual narrativa de Gucci, Alessandro Michele hace nuevo lo viejo celebrando pasado y presente. Es así como recupera el monogram print, la raya tricolor, los loafers o modelos de bolsos y marroquinería. Sobra decir que a día de hoy son todos objeto de deseo e inundan instagrams, editoriales y videoclips. Muy memorable fue el vestuario que Formation Army de Beyoncé para el videoclip Formation de 2018. Compuesto por una colección de tops, leggins y shorts con el monogram y raya tricolor, contribuyó a elevarlos (todavía más) a must have.