READ IN: English

En los últimos días las alarmas del hype han comenzado a sonar y no han parado. Quizá ahí reside el problema principal de lo que os venimos a comentar. Polo nunca ha entendido de hype y los más puristas se han puesto de dientes con la noticia de la colaboración con Palace ¿con razón?

Palace x Polo

Hace un tiempo hicimos un artículo sobre el lo-life y lo que vestir Polo Ralph Lauren significaba para muchos. Es como una religión que ahora se ve mancillada por los amantes de lo ajeno y por personas que no entienden lo que hay detrás de llevar el caballo – o así lo ven los fans -.

Polo siempre ha ido ligado a unos valores y a una estética determinada que en esta colaboración pierde toda su esencia. Deja de ser un sentimiento para hacerse deseado – no por su concepto – por el simple, banal y vacío hecho de que es limitado y es una colaboración con Palace. Si nos ponemos en el lugar de los fans de la marca americana lo entendemos a la perfección.

Este es un debate importante que ya comentamos aquí, el de las colaboraciones. Últimamente las marcas sacrifican su esencia en detrimento del mercado, pisando sus valores y anteponiendo un pico de ventas a una trayectoria o legado. Aunque en el caso de la Británica a diferencia de Supreme las colaboraciones son mucho más selectivas.

Lo extraordinario ha pasado a ser ordinario y eso es lo que pasa con Polo en esta colaboración: se vuelve ordinario, una más del montón y eso a los que la han estado apoyando y defendiendo por encima de hypes y tendencias les ofende.

Polo

Los propios fundadores de Palace son fanáticos de Polo, Tanju y Skewis han vestido sus prendas a lo largo de sus vidas y siempre han admitido que los patrones de Palace se inspiran en Polo. “Es la única marca que se puede llevar a una reunión de la junta directiva, a un funeral y a un partido de fútbol, y todo en el mismo día”. A pesar de todo esto el debate está ahí.

Polo estaba repuntando con el relanzamiento de su pasado, la colección que vimos en NY, etc. No creemos que necesite a Palace para ser respetada en un mercado que no entiende de valores. Ya le habría llegado de nuevo el momento en 2019, pero lamentablemente no han sabido esperar.

Podrá ser que sí o que no. Pero nos olemos que esta colaboración con Palace, y las ansías de Ralph por recuperar la hegemonía del street, marcará un antes y un después en la orientación comercial de una de las marcas más respetadas de la historia del streetwear OG, Polo Ralph Lauren.