READ IN: English

La icónica revista de moda y cultura pop Paper Magazine fijaba hace unas semanas un marcador de 1,7 millones de followers en Instagram. Ese infito imaginario creativo de imágenes y posts de la escena de vanguardia de se desvanecía de repente de la red social. Te contamos el caso de copyright y RICO que ha presentado Paper por un supuesto plan para mantener activa su cuenta de Instagram (como rehén) por 4,6 millones de dólares.

Paper magazine covers

Paper Magazine

El 8 de julio la publicación neoyorquina que lleva 36 años prendiendo el panorama mediático desaparecía abruptamente de Instagram. Paper desconectaba su conexión dejando a los usuarios un mensaje que les avisaba de que: ‘el enlace estaba roto’ o que ‘la página podía haber sido eliminada’.

Pues bien, según Paper Magazine todo había sido producto de un elenco de entidades, incluidas agencias de licencias de fotografía de los paparazzi BackGrid, Xposure y Splash News. También de una empresa de tecnología fotográfica llamada Okularity. Ellos ahora exigen 4,6 millones de dólares para ‘remediar la situación‘.

La réplica de la revista consistió en una demanda en el Tribunal Federal de California a finales de la semana pasada. Su empresa matriz, ENTtech Media Group, afirmaba que los demandados ‘estaban involucrados en un plan para privar a Paper y empresas similares de medios digitales de sus bienes mediante la manipulación ilegal de las disposiciones de retirada de la notificación de la Ley de Derechos de Autor para el Milenio Digital (DMCA)‘. Dicha ley se encarga de regular las cuestiones de derechos de autor en el sector online.

HACKING THE SYSTEM

La cuestión es: ¿cómo pudieron llegar a bloquear e inactivar la cuenta de IG de Paper? Según ENTtech, Okularity desarrolló un softwear que rastrea Internet e identifica los usos infractores de las supuestas ‘obras protegidas’ de sus clientes. A través del softwear, la empresa de tecnología fotográfica, cuando detecta las infracciones genera automáticamente notificaciones DMCA (de retirada) en nombre de los clientes que utilizan sus servicios.

Posteriormente, envía las notificaciones sobre ese material que infringe los derechos de autor a los propietarios/operadores de los sitios web. Un ejemplo de ello sería una imagen protegida en la base de datos de Okularity, que incluye imágenes firmadas por fotógrafos o agencias como BackGrid.

Pero en esta trama Okularity se mantiene en la sombra. A través de su plan estratégico y ‘esquemático’ no se involucra en ninguna de las investigaciones, advertencias o análisis legales requeridos por la DMCA. Se queda a la espera mientras se acumulan las notificaciones hasta el punto en el que Instagram se ve obligado a desactivar la cuenta. Y es que la app se rige por la política de desactivar dichas cuentas que presentan una cierta cantidad de notificaciones DMCA.

EXTORSIÓN EN INSTAGRAM

Tras presentarse 48 notificaciones de retirada de DMCA contra Paper, Instagram deshabilitó su cuenta. Ahí es cuando entraron a jugar Okularity & company llevando a cabo la demanda de 4,6 millones de dólares a cambio de informar a Instagram de que la disputa se había resuelto. Cabe decir que la suma se redujo por el CEO de Okularity a 1,01 millones debido a las negociaciones por ambas partes.

Este caso se convierte en ilegal cuando los acusados participan en una serie de declaraciones fraudulentas a través de sus notificaciones de la DMCA, interfiriendo en los negocios de Paper, sabiendo que era muy probable que se les privase uno de sus principales activos digitales. Esas son las palabras que dejó ENTtech sobre el caso que se resolverá próximamente en un juicio.

#FREEPAPERMAG