READ IN: English

Las tendencias de los años 60 vuelven con fuerza este otoño-invierno y te contamos por qué lo hacen esta temporada.

Las tendencias de moda son cíclicas, es decir, todo lo que llevamos tiene un significado y un porqué que se establece en base a una situación concreta. La moda siempre ha sido reivindicativa, siendo la respuesta de la gente ante lo que les ha tocado vivir. Desde apoyando movimientos hasta rechazándolos por completo y mostrando su opinión. Es por eso que, al igual que la creación de las tendencias en su momento tenía un significado, aunque ahora estas parezcan más difusas y que van más rápido que nunca, también lo tienen.

El caso más reciente lo vivimos con una pandemia mundial en el que las firmas apostaban rápidamente por prendas cómodas que nos permitieran estar en casa con el mayor bienestar posible, dentro de la situación que se vivía. Por unos meses, las tendencias continuaron en por ese mismo camino hasta que este año vimos cómo explotaban en el color block para abrazar la moda dopamina. ¿Por qué? Las ganas por retomar la vida como la conocíamos, sin restricciones y pudiendo disfrutar cada minuto de ella.

Ahora, este FW22 podemos confirmar que regresa una de las décadas más significativas de la moda, los años 60 con sus minifaldas, los zapatos de estilo mary jane, el vestido recto (también en su versión más mini), las botas blancas y los estampados más coloridos. Una década que marcó aspectos tan importantes como la liberación sexual, de expresión y pensamiento, la revolución marcada por la cultura hippy, la diversión y la búsqueda de la identidad.

LAS MINIFALDAS, LA REIVINDICACIÓN DEL SEXO

Aunque las minfaldas parece que fueron el boom de los años 2000 y que han regresado de la mano de la estética Y2K, realmente ya surgieron en la década de los 60 cuando Mary Quant defendía esta prenda no solo para las más jóvenes, también para que cualquier edad. Una visión del sexo que se transmite por la actitud de las mujeres ante la vida, y no por sus prendas.

LOS ESTAMPADOS, PSICODÉLICOS Y COLORIDOS

Otra de las tendencias que vimos en los años 60 son los estampados psicodélicos y geométricos como los cuadros dameros que triunfaron el año pasado y todavía se conservan este año. También ligadas al arte y apostando por el flower power, una de las tendencias más rememoradas de esa época.

LOS DOS PIEZAS LLENOS DE OPTIMISMO

Además de las minifaldas de Paco Rabanne y Courrèges, hubo otra tendencia que vuelve con fuerza este otoño: los conjuntos de dos piezas, camisas con pantalón ancho o minifaldas con chaquetas. Era la alternativa por aquel entonces para las mujeres que no veían la minifalda como una opción para ellas.

El underwear, la última tendencia vista en Fashion Week.

Newsletter