READ IN: English

Bruce Pascal es conocido por llevar desde los siete años coleccionando juguetes de coches de Hot Wheels. Desde 1968 el coleccionismo como una obsesión y Hot Wheels como su templo. Entre su escaparate de más de 3.5000 coches en miniatura, ahora reluce uno sobre el resto: el prototipo rosa de Volkswagen “Beach Bomb” valorado por 150.000 dólares. ¿Qué es lo que dicta su gran valor y lo hace ser único?

Hot Wheels Beach Bomb

Pascal siempre había tenido en el radar el Rare 1969 Hot Wheels Volkswagen ‘Beach Bomb’, y ahora ha materializado ese sueño. Te contamos su historia.

En 1969, durante el segundo año de vida de la empresa, los diseñadores quisieron incorporar un modelo de estilo californiano al conocido autobús Volkswagen. La versión original de la “Bomba de Playa” fue rediseñada en infinitas ocasiones. En concreto, se llevaron a cabo 144 prototipos, de los cuales sólo 50 han sobrevivido hasta día de hoy.

LA SINGULARIDAD DEL OBJETO 

Lo que marca la unicidad de esta caravan es que es la única en ese color y que aún mantiene el primer diseño del prototipo. La otra ‘Beach Bomb’ rosa mantiene asimismo el diseño original pero con un fondo más claro. Aunque si hay alguien que puede explicarlo ese es Pascal, quien expone la particularidad de este mini-objeto: “Ya había oído hablar de [la Bomba de Playa] en púrpura, verde, rojo, azul claro y oro. Incluso oí hablar de un modelo sin pintar. Pero el rosa era extremadamente difícil de encontrar. La mayoría de los modelos de Hot Wheels se comercializaban a chicos jóvenes, que la marca asumía que no querían jugar con el rosa”.

Ahora Pascal posee el objeto más preciado de su colección: la Beach Bomb de 1969, que puede encontrarse en una exhibición en el museo Hot Wheels en Maryland. “Quiero que otras personas experimenten la ‘Bomba de Playa’. He encontrado tanta alegría en aprender sobre coches clásicos y Hot Wheels, y espero poder proyectar algo de eso en otras personas. Es un tesoro encontrar estos modelos raros”.