READ IN: English

Los prescriptores de moda ya no son lo que eran en tiempos de blogging. Con la nueva era de Instagram, estos influencers emergentes han pisado más fuerte que nunca, y sin ser ni siquiera humanos, han marcado las pautas de la moda y las tendencias a nivel global. Hablemos de las mascotas influencers.

Tika

La industria de los influencers y su evolución constante durante la última década ha hecho que las mascotas, que antes formaban parte de un nicho, se hayan erigido en la escena pop digital. Sus propias y rentables secciones, sumadas a agencias dedicadas al sector o a colaboraciones con marcas, ha llevado a éstos a hacer promociones de productos que más que pertenecer a su mundo, lo hacen del humano.

Más allá de clásicos como Doug the Poug, tenemos a nuevos influencers como Boobie Billie, Tika the Iggy, Lola Wang (hija de Vera Wang) con “estilos propios” que ya se han convertido en referencia para la industria.

Los perros creciendo exponencialmente en audiencia, han surfeado una nueva ola que ha traído momentos virales y giros elevados en la moda canina como el vídeo “Love It, Couldn’t Wear It” de Tika. Después de eso, “Tika, de Thomas Shapiro, fue llamada la nueva chica “It” de la moda por Vogue, y ha sido invitada a participar en eventos como en el fotomatón del ascensor de los Globos de Oro de InStyle.

En este sentido, las marcas están creando versiones personalizadas para perros de sus productos para humanos para que los promocionen en sus feeds. Una nueva estrategia de marketing que ha supuesto un antes y un después en la esfera social y en la moda. ¿Veremos próximamente a los perros en front rows o haciendo pasarelas? Todo es cuestión de tiempo.