READ IN: English

El diseñador japonés es muy claro en su idea de moda: «Quiero hacer algo que no sea comercial». Su declaración previa a sus show de Primavera 2020 en NYFW encierra un mensaje mayor: Koizumi no es para todo el mundo. Él crea para inspirar y provocar. Escalemos esa montaña de organza.

TOMO KOIZUMI NYFW

Cuando apareció por primera vez en la ciudad que nunca duerme el año pasado, todas las miradas se fueron hacia su show en la tienda de Marc Jacobs en Madison Avenue. Su principal foco es el show, crear un aura de diversión y carnaval en torno a sus descomunales vestidos.

En esta ocasión, Tomo Koizumi (@tomokoizumi) decidió contar con la actriz Ariel Nicholson (@ariel.nicholson) para actuar y posar en un espectáculo con una única modelo. Nicholson, una artista trans de sólo 18 años y musa de Raf Simons, aparece con un extravagante y colorista maquillaje bien cargado de purpurina y con su pelo peinado en forma de cono gigante, dando un toque dramático y espectacular al show.

Mientras se vestía y desvestía en los sietes diseños dispuestos por el diseñador tokiota, Ariel actuó por toda la tienda mostrando su faceta  más artística a los fotógrafos y jugando con los centenares de metros de organza japonesa empleados en cada vestido. El contraste entre la rigidez de su peinado cónico y la flexibilidad de las piezas de Koizumi dio un enfoque conceptual a la presentacíon bastante atípico en los fashion shows.

El diseñador, cuya primera clienta famosa fue Lady Gaga cuando estaba en su humilde atelier en Tokio, fue descubierto y reclutado por la estilista Katie Grand (@kegrand), quien vio su trabajo en Instagram y le convenció de que creara un show de última hora en la NYFW de febrero. Puede decir que lo clavó.

Qué piensas de la visión de la moda y el diseño de Tomo Koizumi?