READ IN: English

 Donatella Versace ha sacado su lado más gótico en el último show de la casa italiana. Si ya sabíamos que la diseñadora siempre tiene ese toque dark, ahora nos ha ofrecido algo más salvaje… y más oscuro aún. Y es que la diosa gótica de Versace no es más que la extensión de una Donatella que se mantiene joven e ingeniosa.

Esta temporada, la marca ha decidido convertir la pasarela en un funeral, boda, rito, o simplemente una reunión de diosas emo empoderadas. El negro, el púrpura y los toques de fucsia recorren toda la colección, que se combinan en looks que reafirman la identidad de la mujer Versace: diva y subversiva.

De la pasarela nos ha quedado claro que la estética Barbiecore y las Motomamis han llegado para quedarse. Los vestidos y blusas se combinan con piezas de cuero con flecos y tachuelas. El estampado multilogo «Versace on Repeat» y los motivos florales y de cebra interactúan y se incorporan en acabados de encaje, fil coupé o con tachuelas metálicas. Como novedad encontramos la nueva línea de zapatos Medusa Anthem, con una suela de goma XL de metal. Todo perfectamente ideado para la auténtica clubkid de Versace.

Además, Donatella nos ha traído un mundo de novias en colores vibrantes como el amarillo, el rosa o el morado. Y como broche final, Paris Hilton cerrando el desfile vestida de novia al más puro estilo ‘Barbiecore’, la tendencia del momento. Ha sido todo un momento wow, pero no ha sorpendido que la diseñadora haya querido contar con Paris para la ocasión. Ella es todo un icono de los noventa y esta pasarela le venía como anillo al dedo.

Ha sido inteligente por parte de Donatella buscar una forma más joven e ingeniosa de expresar una extensión de sí misma. Una auténtica oda al empoderamiento femenino a través de una mujer Versace que ha pisado fuerte con sus looks más rebeldes y su lado más gótico.

Newsletter