READ IN: English

Para entender el trabajo de Denma Gvasalia para Vetements hay que ir más allá del concepto de colección de ropa, y escalar unos cuantos peldaños más para tener una perspectiva espacial de las posibilidades que implica diseñar ropa y una identidad.

Para pintar una obra el artista necesita un lienzo y una paleta dónde probar las combinaciones de colores hasta dar con el perfecto pero, sobre todo, de un ingenio inigualable y de su capacidad creadora que le diferencie de cualquier otro maestro.

Algo parecido sucede con el director creativo de Vetements, Demna Gvasalia, la pasarela y los modelos suponen ese lienzo en blanco que necesita para plasmar sus ideas; las telas, por el contrario, le proporcionan el material de pintura, aunque lo que determina y singulariza la firma con base en Zúrich es Gvasalia, su mente rebelde y bárbara le llevan a concebir colecciones como la que vimos ayer en París.

Vetements comparte la atención de Demna con Balenciaga, hasta la fecha, ambas tenían su lugar. Por un lado, la firma española con base en París se disponía con una categoría más elegante y cuidada, por otro, Vetements, su ojo derecho, le permitía la libertad de expresión que el diseñador georgiano precisaba. Poco a poco las firmas se han ido contagiando la una de la otra y no es muy difícil apreciar los parecidos de un papá orgulloso.

La invitación-condón Spring-Summer 2020 de Vetements en París presenta una colección satírica e irónica contra el capitalismo. Cuando el desfile comienza con un estilo tipo “empleado de McDonald’s” y en la pegatina nominal pone “Capitalismo”, es, por un momento, realmente fácil entrar en la mente de Gvasalia; criticar el capitalismo dentro de la industria de la moda del lujo es una hipocresía completamente aceptable. <<¡No reproduzcas este germen!”>>

Demna mudó la pasarela de los museos de la capital francesa, a uno de los mejores McDonald de todo el mundo, pero no sólo hizo eso, sino que los uniformes de los empleados del restaurante de comida rápida y los de seguridad surgieron cómo looks de Vetements con las recurrentes tallas XXL de la firma. No habría capitalismo sin marcas y Gvasalia las ha llevado al extremo: Bose, Vodafone, Heineken, PlayStation e Internet Explorer.

En otra parte del establecimiento, modelos caminaban con prendas superpuestas de múltiples estampados, cadáveres con abrigos acolchados en las estaciones mas calurosas del año. Entre los accesorios patatas fritas y refrescos de cola, sin nuggets ni hamburguesas. Gvasalia te anima a alimentar tu ingenio.