READ IN: English

El viernes por la noche en SoHo, una de las marcas emergentes con más proyección de Nueva York presentó su colección SS22. En una tienda en Crosby Street, Annabolina, conocida por sus exclusivos vestidos de tubo que se han apoderado del metro del Downtown, lanzó nuevas siluetas.

La colección SS22 de Annabolina se centró en las asimetrías y texturas, aportando una nueva actitud a las prendas de mujer. Su vestido de tubo característico fue rehecho en látex (generalmente de nailon) y el texto clásico, «Do whatever you want no one gives a fuck» fue reemplazado por «Drama power fame greed waste money ignorance bliss».

Con una banda sonora entre techno y nu-metal seleccionada por Downtown it-girl Sausha, el desfile marcó un triunfo para la etiqueta independiente: sin inversores externos y sin vínculos con las entidades de la moda más importantes. Fue realmente un trabajo de amor, entre amigos, una oda al glamour, Hollywood y la cultura de las celebridades.

La devoción desenfrenada de Annabolina por su expresión estética distintiva evoca recuerdos de figuras maximalistas y glamourosas de la cultura pop como Courtney Love y Anna Nicole Smith. «Me encantan las superestrellas y los grandes momentos de Hollywood como el Titanic o Elvis Presley», dice. «Estoy obsesionado con las celebridades».