READ IN: English

Según la mitología china, el jade (yü) proviene de un dragón. Aunque en Occidente se desconoce el valor de esta piedra, ha gozado de fama en Oriente a lo largo de miles de años por ser “la esencia del cielo y de la Tierra”. No es por tanto sólo una piedra preciosa, es algo mucho más valioso: la unión entre lo mundano y lo divino.

Adrián Madrid: Jade

Adrián Madrid: JADE w/ Chacha Huang

La idea del editorial surge a través de un viaje, a más de 10.000 km de España, en Taipei, la capital de Taiwan, debajo del paso elevado de la Avenida Chienkuo Sur: en el mercado de Jade de Taipei. Las mesas de exhibición que se encuentran en ambos costados del mercado están repletas con brillantes filas de brazaletes, anillos, collares o animales tallados. Más de 600 puestos en medio de una jungla de asfalto. Más de un millón de matices que te hacen perderte entre mesas, ancianos que tallan joyas y clientes que regatean.

Fruto de esa experiencia nacen estas imágenes, que se basan en los múltiples colores que puede llegar a tener el jade: desde el tono verde más oscuro, hasta el azul apagado de un cielo en un día gris, pasando por el más conocido, el jade verde imperial.

Un trabajo de luz y color que resalta las texturas y los matices de la ropa, intentando transmitir los reflejos de los diferentes matices de la piedra . Porque “el jade necesita ser tallado para ser una gema” según cuenta un antiguo proverbio chino.

Adrián Madrid: JADE

Foto: Adrian Madrid @adrianmadrid__
Estilista: Begoña García @begogarar
Make Up & Hair: Almudena García: @almudena_garcia_
Modelo: Chacha Huang @chachahuang
Asistente: Itziar Jimenez @itzibarros