READ IN: English

“Si Britney Spears sobrevivió a 2007, seguro que tú puedes con 2020”. Esta es una de las frases que más se ha utilizado durante la pandemia, haciendo referencia al año tan terrible que tuvo la artista. ¿Os acordáis de aquellas imágenes de la cantante con el pelo rapado peleándose con los periodistas? 

Después de 10 años siendo una de las figuras más populares del mundo de la música, y sufriendo un problema con el alcohol y las drogas, Britney experimentó un trastorno emocional que hizo necesario su internamiento en un centro médico, y que la llevó a perder la custodia de sus hijos.

Después de detectarle a la cantante graves problemas de salud mental en 2008 quedó bajo la protección legal de su padre. Esto significa, entre otras cosas, que la estrella no puede gastar sus millones como le de la gana. Y es que Jamie Spears controla todos sus movimientos, desde su carrera profesional hasta las acciones más cotidianas.

Este control de Jamie Spears sobre su hija, a pesar de las muchas objeciones de la cantante, continúa hasta el día de hoy. Esto significa que durante 13 años, Britney Spears no ha podido salir de casa, votar en las elecciones, tener un teléfono móvil, conducir un coche o incluso quedarse embarazada sin su consentimiento.

La controvertida decisión despertó muchas reacciones, sobre todo en sus fans. Ahora The New York Times ha abordado este tema en un documental “Framing Britney Spears” que se ha estrenado hace unos días. En el film se habla del famoso movimiento #FreeBritney, que lucha por restaurar el derecho de la cantante a decidir sobre sí misma.

Después del estreno del film, el hashtag #FreeBritney se ha vuelto a convertir en Trending Topic en Twitter. ¿Servirá esto para devolverle la libertad a la cantante después de 13 años? ¿Crees que la super estrella del pop todavía necesita ayuda? ¿Apoyas el movimiento #FreeBritney? ¿Has visto ya “Framing Britney Spears“?