READ IN: English

El viaje hacia el orgasmo no siempre es sinónimo de satisfacción sexual. Es fundamental analizar las causas de la falta de placer y, si es necesario, acudir a un especialista para tratar el problema de raíz. La marca de juguetes eróticos LELO explica los motivos que pueden producir esto y cómo remediarlo.

Desgraciadamente, sí es posible tener un orgasmo no placentero. Alcanzar el orgasmo no siempre es sinónimo de que el encuentro sexual o el orgasmo haya sido satisfactorio, o que, si has tenido sensaciones negativas durante el encuentro sexual, dejen de existir. A veces, hay motivos físicos y/o psicológicos que afectan considerablemente -y negativamente- en el viaje hacia el orgasmo.

Cuando las personas experimentan un orgasmo “malo”, lo describen como una reacción puramente física y carente de placer. Otros incluso describen sus orgasmos como dolorosos. Aunque el dolor durante el orgasmo puede indicar algún tipo de disfunción sexual, muchos de los afectados afirman que su dolor es específico de su condición, por ejemplo, puede que sus cuerpos no estén excitados y no estén preparados para sensaciones intensas.

Mente y cuerpo no sincronizados

Cuando el cuerpo está excitado y la mente no, o viceversa, pueden producirse algunos problemas que reduzcan la posibilidad de alcanzar el orgasmo. Diversas investigaciones y estudios han demostrado que las personas pueden experimentar el orgasmo en situaciones no calificadas como sexuales propiamente como por ejemplo hacer ejercicio, durante la lactancia o cuando nos lavamos los dientes.

Algunos problemas en torno al orgasmo femenino pueden ser tanto físicos como psicológicos. Los más comunes suelen ser por experiencias traumáticas previas, problemas en la relación, la preocupación excesiva por el sexo, trastornos emocionales (como la depresión), problemas de salud física, cambios o problemas hormonales, por ciertos medicamentos, la falta de estimulación, cirugías ginecológicas y otros problemas de salud.

Los problemas en el orgasmo pueden comenzar desencadenándose por alguno de los motivos anteriores, pero sentirse presionada por experimentar el orgasmo puede ser muy estresante y restarle valor a toda la relación sexual, aunque acabes alcanzándolo.

También puede ocurrir que se alcance el orgasmo masturbándote sola y no con tu pareja. Esto puede deberse a problemas en la relación o a la falta de estimulación. Aunque muchas mujeres no necesitan un orgasmo para disfrutar plenamente del sexo, no alcanzarlo puede ser un problema para otras mujeres y sus parejas. No es un secreto que la conexión de la pareja crece si te sientes cómodo y compartes momentos de placer con tu pareja.

Si tienes problemas para tener un orgasmo con tu pareja, podéis probar el juguete erótico Tiani Harmony, de LELO un vibrador para parejas que se controla mediante una aplicación. Cuenta con dos potentes motores que proporcionan excitación y placer a ambos miembros de la pareja, lo que lleva a un objetivo común más íntimo: un orgasmo armonioso y satisfactorio.

Cuándo pedir ayuda

Si tienes problemas para tener un orgasmo es conveniente consultar con tu ginecólogo. Te puede ayudar a comprobar si el problema deriva de alguna causa física que pueda tratarse. Algo que también puede ayudarte es realizar regularmente ejercicios de suelo pélvico para fortalecer los músculos que rodean la vejiga, la vagina y la espalda, ya que mejoran la salud del suelo pélvico y de esta forma facilita el viaje hacia el orgasmo.

Por otro lado, si la causa es psicológica, puede ser muy útil acudir a un terapeuta sexual o a un psicólogo. Como hemos mencionado antes, si has tenido experiencias traumáticas previas o problemas de pareja, esto también podría ser algo que esté bloqueando o perjudicando el viaje hacia el orgasmo.

La suposición de que experimentar el orgasmo significa que el sexo es placentero es una creencia falsa y potencialmente perjudicial. Las parejas también deberían compartir sus preocupaciones y deseos cuando se produce un orgasmo, ya que un orgasmo no significa necesariamente la presencia de excitación o una experiencia placentera.

Estos son los mejores juguetes sexuales queer de LELO.





Newsletter