READ IN: English

Womanizer, la marca de placer Premium, revoluciona la industria de los juguetes sexuales ahora con la estimulación interna. La marca presenta Womanizer OG, el primer juguete sexual enfocado en el punto G femenino con tecnología Pleasure Air del mundo que combina su tecnología con vibraciones para una poderosa experiencia orgásmica.

Hace ocho años, la tecnología Pleasure Air, desarrollada por Womanizer,
revolucionó la industria del bienestar sexual al ser pionera en una categoría
completamente nueva. Esta tecnología innovadora se diseñó específicamente
para despertar las terminaciones nerviosas del clítoris y proporcionar un nuevo
tipo de orgasmo extraordinario que no se puede conseguir sólo con la vibración.
Womanizer OG lleva esta tecnología a un nivel completamente nuevo creando
una nueva forma de estimular el punto G de la mujer.

El punto G, más que un punto, es una zona que puede ser muy sensible y placentera cuando se estimula. Aunque todas las mujeres tienen un punto G, no todas lo tienen localizado y/o disfrutan de su estimulación. La vagina es una zona que, curiosamente, muchas mujeres no han explorado en profundidad y que puede que apenas disfruten, aunque practiquen la penetración con sus
parejas.

Miriam Al Adib, ginecóloga colaborando con Womanizer, afirma que, “al
estimular la cara anterior de la vagina, a escasos centímetros de la entrada, hay
una zona de mayor sensibilidad, lo que se le ha llamado tradicionalmente punto G. Dicho punto no es un punto como tal sino una zona de gran sensibilidad. Cuando la estimulamos, en realidad lo que estamos haciendo es mover la parte interna del clítoris. Hay mujeres que pueden disfrutar más con este tipo de estímulo. Cada experiencia es única y en la variedad de mapas sensoriales está el gusto.”

Estimulación vaginal con la tecnología Pleasure Air

El Womanizer OG se dirige al punto G utilizando la tecnología Pleasure Air,
patentada por la marca, que crea ondas pulsantes y una suave succión que
lleva a las personas con vulva a un tipo de orgasmo extraordinariamente
nuevo.

Ana Lombardía, experta en bienestar y salud sexual de Womanizer, comenta:
“El nuevo Womanizer OG es una fantástica herramienta que permite acceder fácilmente a una zona que, para algunas mujeres, puede no ser cómoda de alcanzar con los dedos. Al usar OG pueden lograr estimular este “punto” y descubrir nuevas sensaciones. La longitud y la curvatura del juguete están especialmente diseñadas para facilitar la localización del punto G, que puede ser confuso y difícil de encontrar.”

El director de ingeniería y producción de la marca, Tobias Zegenhagen,
explica: «Nuestro principal objetivo era crear un juguete de placer de inserción vaginal optimizado que permitiera a las usuarias el viaje perfecto para explorar las distintas zonas erógenas femeninas, lo que se traduce en un orgasmo duradero y satisfactorio. Nos centramos en la investigación para entender la estimulación que requiere la anatomía vaginal.»

Punto G vs. zonas erógenas vaginales

Hasta la fecha, la mayoría de los estudios creen que el punto G existe, pero
incluso entre ellos hay desacuerdos. Por ejemplo, aunque los últimos estudios
publicados afirman que el punto G existe como receptor del placer, también
reconocen que no es un órgano anatómico definido. Se trata más bien de una
zona funcional, dinámica y dependiente de las hormonas (también conocida
como complejo clítoro-retrovaginal, CUV) que es muy individual en su
desarrollo y en su capacidad de obtener placer debido a varios factores
biológicos y psicológicos; en términos sencillos, es diferente para cada persona.

Debido a la ubicación variable del punto G y a los niveles de sensibilidad
individualizados, las dimensiones del OG tuvieron que ser calculadas
cuidadosamente. Por ello, el extenso proceso de desarrollo se centró en crear la
intensidad y la flexibilidad justas para generar placer vaginal. Este puede describirse como más difuso, más duradero y satisfactorio, lo que resulta en una
estimulación que se extiende por todo el cuerpo y ofrece mayor potencial de
lograr orgasmos.

¿Cómo afectará la crisis climática a nuestra vida sexual?

Newsletter