READ IN: English

Los ácidos se han vuelto los protagonistas en nuestros cosméticos por una razón: su profunda penetración en el cutis. Esta guía reúne los ácidos más frecuentes en cosmética.

Ácido glicólico

Se trata de un ácido de la familia de los AHA (alfa hidroxiácidos). Es uno de los más conocidos y más utilizados en cosmética. Tiene propiedades exfoliantes e hidratantes, y también promueve la producción de colágeno de la piel.

Indicaciones: para piel normal a seca, con manchas o marcas, apagada. La piel mixta o grasa también puede utilizarlo y puede ayudar con el acné.

Consejos de uso: es fotosensiblizante (potencia los daños del sol en la piel). Además como todo producto exfoliante, se debe utilizar con protección solar (mínimo SPF30). Se trata de un ácido «potente», puede irritar la piel. Es mejor empezar con concentraciones bajas e ir incluyéndolo en la rutina poco a poco.

Contraindicaciones: No se debe utilizar junto a otros exfoliantes (retinol, ácido ascórbico…), porque podría ser demasiado para la piel. Las pieles sensibles deben usarlo con precaución. En el caso de formulaciones que incluyan varios ácidos, no hay problema si seguimos las instrucciones del fabricante.

Ácido salicílico

El ácido salicílico es un BHA (beta hidroxiácido) soluble en lípidos. Es otro de los ácidos más conocidos, también es un ácido que exfolia la piel y ayuda a su renovación. Penetra en profundidad en los poros de la piel y ayuda a limpiarlos. Por tanto, es un ingrediente ideal si lo que buscas es limpiar la piel y eliminar los puntos negros. Además, es antibacteriano y anti-inflamatorio.

Indicaciones: es ideal para piel grasa, mixta y con tendencia al acné y puntos negros.

Consejos de uso: se puede usar día y noche ya que no es fotosensibilizante, aunque como es exfoliante es recomendable usar protección solar durante el día.

Contraindicaciones: En pieles muy sensibles puede irritar, es mejor utilizar fórmulas con ingredientes calmantes. No usar junto con retinol.

Ácido hialurónico

Este ácido tiene la capacidad de retener una gran cantidad de agua, por lo que evita que la piel se deshidrate. Proporciona un aspecto jugoso y relleno a la piel. Es uno de los ácidos para el cuidado de la piel que no exfolia ni es agresivo con la piel. Puedes encontrarlo en forma de sodium hyaluronate, que penetra mejor en la piel.

Indicaciones: es un must para la piel seca, pero puede utilizarlo cualquier tipo de piel. Ayuda a retener la hidratación en la piel.

Consejos de uso: se puede usar día y noche y en combinación con cualquier ingrediente.

Contraindicaciones: ninguna, es adecuado para todo tipo de piel, incluso las sensibles.

Ácido ascórbico

El ácido ascórbico es la forma más efectiva de la vitamina C. También es la más inestable. La vitamina C es un potente antioxidante que protege de los factores externos, como los rayos solares. Por tanto, previene el envejecimiento de la piel. También ayuda a la piel a recuperarse de las agresiones externas, ilumina y trata las manchas y promueve la producción de colágeno.

Indicaciones: Para piel con signos de edad o que quiera prevenirlos, apagada, con manchas.

Consejos de uso: Tiene capacidad exfoliante, así que es mejor utilizarlo por la noche. Funciona muy bien combinación con productos con Vitamina E o ácido alfa lipoico.

Contraindicaciones: no es recomendable usarlo junto con niacinamida, porque se pierde eficacia, aunque este es un tema controvertido y hay distintas opiniones (aquí una y aquí otra). Tampoco se recomienda usarlo junto a retinol.

Ácido láctico

El ácido láctico es otro de los ácidos para el cuidado de la piel (en concreto AHA) con capacidad exfoliante. La molécula es de mayor tamaño que la del ácido glicólico, así que la exfoliación es más superficial, pero también menos agresiva. Suaviza la textura de la piel e ilumina el tono, y es más adecuado para piel sensible que el glicólico. Además, tiene propiedades hidratantes.

Indicaciones: para piel seca, sensible, que busque exfoliar e hidratar la piel.

Consejos de uso: como todos los AHA debe usarse con protección solar, pero al ser menos agresivo que el glicólico es más seguro su uso durante el día.

Contraindicaciones: como los demás AHA, no se recomienda usarlo en la misma rutina que el retinol.

Ácido azelaico

El ácido azelaico ilumina el tono de la piel y disminuye la apariencia de imperfecciones. Este ingrediente además contribuye a tratar el acné y la rosácea. Puede utilizarse en piel sensible. Tiene capacidad exfoliante, pero no tanta como otros ácidos.

Indicaciones: para piel con acné, apagada o con manchas.

Consejos de uso: puede usarse tanto de día como de noche, de día siempre aplicando protección solar. Si se desea una mayor eficacia exfoliante, se puede combinar con otros productos con AHA o BHA.

Contraindicaciones: es menos agresivo que otros ácidos, pero aún así se debe usar con precaución si lo combinamos con otros exfoliantes en piel sensible.

Ácido mandélico

El ácido mandélico es otro AHA de los que se pueden considerar «suaves». Exfolia la piel con suavidad, por lo que es ideal para piel sensible. La personas que toleren mejor los ácidos, preferirán usar el glicólico como exfoliante. En altas concentraciones, tiene propiedades antioxidantes.

Indicaciones: para piel sensible, con tono apagado, manchas o textura irregular.

Consejos de uso: puede usarse tanto de día como de noche, de día siempre aplicando protección solar. Si se desea una mayor eficacia exfoliante, se puede combinar con otros productos con AHA o BHA.

Contraindicaciones: es menos agresivo que otros ácidos, pero aún así se debe usar con precaución si lo combinamos con otros exfoliantes en piel sensible.

Ácido alfa lipoico

El ácido alfa lipoico no es exfoliante, sino que se trata de un potente antioxidante. Este ácido mejora la apariencia de la piel, mejora su textura e iguala el tono. El ácido alfa lipoico es soluble tanto en agua como en aceite, por lo que se absorbe en fácilmente por la piel. Ayuda a combatir los radicales libres y trata el envejecimiento de la piel.

Indicaciones: para piel apagada o con signos de enevejecimiento.

Consejos de uso: es un ingrediente sensible a la luz solar, si el fabricante no indica lo contrario es mejor usarlo sólo de noche. Potencia los efectos del ácido ascórbico si se usan juntos.

Contraindicaciones: es concentraciones altas (más del 5%) puede producir irritación en la piel.

Nuevo tratamiento beauty: ácido hialurónico para el pelo.

Newsletter