Si hay alguien en la escena net art que haya conectado con la filosofía de #BETHEMEISTER, ese es Carlos Sáez. El nuevo protagonista de las historias de superación y fidelidad a uno mismo que presenta Jägermeister, ha codificado un eterno archivo electrónico que proyecta, más allá de la evolución de internet, esa actitud de irreverencia y determinación a través del transhumanismo.

Carlos Sáez

En su imaginario subversivo, la realidad comulga con la ficción; el ser humano se hibrida con la tecnología para abanderar la libertad morfológica, evocando estéticas de videojuegos —y otras simulaciones— que materializa (o renderiza) en infinidad de formatos artísticos.

Sus obras de vanguardia, que a menudo reflexionan sobre las teorías de lo post-humano y los deseos de la industria y de los consumidores, emergen en forma de ilustración, vídeo, 3D, escultura o performance. El hardware está siempre en el corazón.

Carlos Sáez

El artista valenciano, instalado permanentemente en el Zeitgeist, diluye en sus proyectos futuristas la fluidez de género, y experimenta —en modo fetichista— con los residuos electrónicos para que renazcan como intervenciones neo-dadaístas.

Desde crear una galería virtual, a exponer en museos internacionales o crear videojuegos: de todo ello se extrae un conmovedor mensaje sobre el poder de la tecnología y de la maestría que posee. Escucha la conversación y adéntrate en el universo de Carlos Sáez (@carlossaez1) por notas de audio.

Highxtar (H) – El manifiesto de #BETHEMEISTER reza el creer en tu propia visión, en escribir tus propias reglas de principio a fin. ¿Cómo llega Carlos Sáez a encontrar esa identidad como artista en medio de un océano digital infinito, contaminado por la sobreestimulación?

 

H – Siguiendo ese deseo transhumanista de modificar la apariencia natural del ser humano, ¿en qué realidades alternativas te has ido evadiendo para estimular (y desarrollar) tu obra?

 

H – En tu universo digital exploras la relación entre el ser humano y la tecnología a través de formatos que van desde el videoarte, a la ilustración, la escultura o la fabricación de prótesis. Más allá de lo estético, ¿cómo conectas y trasciendes en lo humano desde lo material? ¿Qué comunican esas piezas tecnológicas que ahora son arte, y que antes sólo existían como deshechos electrónicos?

 

H – En plena crisis climática y social, ¿de qué manera el arte digital y los avatares 3D pueden ayudar a construir un futuro más ético y sostenible?

 

H – De todas tus instalaciones a nivel internacional, ¿qué podemos ver a día de hoy en activo? ¿existe algún otro proyecto en desarrollo del que quieras hablar aquí?

 

H – Convertir tu pasión en tu forma de vida nunca es fácil, requiere de esfuerzo, concentración y perseverancia. ¿Qué consejo le darías a alguien que estuviera dudando entre dejarlo todo y dedicarse a lo suyo o seguir un camino preestablecido?