READ IN: English

Pablo Amores, el diablo de la tv según la deep Spain, llega desde el infierno para hacer arder la escena creativa con sus fotografías, producciones y tattoos en modo hand poke.

Pablo Amores

Desde que Pablo fue tachado de #cocainómano, #yonqui, #machista o #perturbador cuando visitó a su pareja María en el plató de O.T, todo el arte visual de este sad boy se ha dado a conocer a nivel nacional a través de una lente analógica y unos códigos muy html.

Su loca aventura empezó en un canal de Youtube llamado ‘Autoescuela Tatto’, en el que tatuaba a sus colegas de la neomovida madrileña durante el trayecto a sus giras, etc. Más tarde, dejó la máquina para empezar con el modo handpoke: un rollo naïf que va desde pokémons, a Simpsons, pasando por bratz, diablos o ángeles trazados a lo gincho. Sus tattoos se pueden ver en: @pabloamores.eltatuador

En la carpeta avi. del artista digital encontramos piezas para la escena garage madrileña como los Nastys, Parrots -‘A Thousand Ways’ o Hinds, así como la producción para bandas como Trajano -‘Algebra Opuesta’-, Alien Tango o Pool Shake -‘Golden Smoothie’-. También trabajó de manera audiovisual en los primeros pinitos de Yung Beef, creando videoarte surrealista, uniendo brutos experimentales, como si se tratase de un update de Luis Buñuel. Asimismo, en su portfolio podemos encontrar movidas random como ‘videoglitchs 3D’ de goku o dragonball, como un video dedicado a Lil Peep.

The Parrots - A Thousand Ways

STOLN.EXE

En el archivo jpg. de Pablo, todo un recorrido de fotografías para María Escoté, diseñadora con la que colabora desde hace unos años, centrado en el marco del backstage, bajo esa lente analógica, captando todos los detalles de las creaciones vibrantes y las modelos del universo Escoté. El murciano también dispara en analógico rincones / edificios / arquitecturas de lugares como Cartagena, Sevilla, Bilbao, Marrakech, Colombia o Madrid desde una visión underground actualizada.

Entre sus recientes creaciones cabe destacar su faceta como diseñador para la firma Kotté en una colección que hicieron con tatuadores, en la que ilustra una especie de daga infernal, conectándose así con el fashionsystem desde una burbuja ‘antiestética’ que también puede extrapolarse a sus looks. Mediante códigos clubber / bakala introduce accesorios como un usb como collar, una cami de Yung Lean, unas Supreme x Nike Spectrum Plus en dos colores distintos en cada pie, hasta un pikete outsider de Palomo Spain, experimentando con todas las posibilidades con las que la moda y el arte se pueden elevar.

Si quieres saber más acerca del artista, puedes visitar: www.pabloamores.com.