READ IN: English

Los diseñadores Luke y Lucie Meier continúan reinventando la sastrería tanto para mujer como para hombre en su último desfile SS23 de Jil Sander.

Cuando el dúo comenzó con la marca en 2018, juntaron las colecciones de mujer y de hombre, pero pronto las separaron creyendo que cada una necesitaba su propio cuidado especial. Ahora, cinco años después de su debut, los diseñadores las han vuelto a combinar, entendiendo que la única forma de crear moda masculina es junto con la femenina.

La última colección magnifica el renacimiento de la sastrería, centrándose en los trajes monocromáticos, las siluetas sueltas, los colores neutros y las formas esculturales. Cuando se trata de fusionar ropa de hombre y de mujer, Jil Sander aporta glamour y elegancia a la pasarela con cortes y formas simples.

La colección tiende a inclinarse hacia tonos neutros y más claros como el blanco, el melocotón, el crema, el lila y el azul pálido. A pesar de esto, tonos como el magenta, oro, plata y verde ácido contrastaron con la delicada ropa de punto, el ante pintado y lanas ligeras.

“Fusionar ropa de mujer y ropa de hombre juntas fue algo natural. Definitivamente refleja lo que hemos hecho desde que comenzamos a diseñar nuestra Jil Sander y lo que consideramos uno de los cimientos de nuestro trabajo juntos. Siempre buscamos el equilibrio entre elementos que suelen considerarse opuestos, formal, cultural o emocionalmente», explican los diseñadores.

GCDS SS23: la invasión alien ha llegado para quedarse.

Newsletter