READ IN: English

No hay mejor sensación, en cuanto a cabello se refiere, que un pelo limpio, suave, hidratado y, cómo no, que huela bien. Te contamos el producto para el cabello que se va a convertir en tu must-have esta temporada. 

Ojalá fuese algo que se pudiera mantener más allá del primer día de lavado, pero ya te habrás dado cuenta que el aroma del champú desaparece en cuestión de horas (e incluso minutos). Y no, la solución no es recurrir a tu perfume habitual ya que componentes como el alcohol pueden dañar seriamente tu pelo.

Uno de los mejores descubrimientos en el mundo de la belleza son las brumas. No solo las corporales y faciales, también existen para el cabello, aportando la frescura necesaria entre lavado y lavado sin dejar la melena grasa ni apelmazada y con un fantástico olor. Te contamos más sobre las brumas:

Cómo y cuándo usar una bruma para el cabello

Las brumas capilares son productos refrescantes por lo que la idea es que se usen entre lavado y lavado para aportar vitalidad al cabello. Además, lo mantienen hidratado desde la raíz hasta las puntas evitando que se seque el cuero cabelludo o el propio cabello por los agentes externos que lo condicionan a diario. Un ejemplo es la bruma de tratamiento de la firma Franck Provost.

Para la aplicación de la bruma capilar existen dos formas muy sencillas. Aplicarla como cualquier otro spray, sobre el cabello a unos 20 centímetros, o bien crear una nube en el aire para atravesarla posteriormente y que esta se deposite sobre el cabello. Cualquier de las dos maneras es igual de válida y eficaz para conseguir beneficiarte de todas las ventajas del producto.

Si a diario se usan multitud de productos para limpiar, hidratar y proteger el rostro, ¿por qué no hacerlo también con el cabello?
Newsletter