READ IN: English

La dieta cetogénica para perder peso está revolucionando las redes sociales. Evidencias científicas avalan sus múltiples beneficios, pero no te obsesiones. Primero debes entender que no es una dieta más, sino un patrón nutritivo saludable. 

Este patrón nutritivo saludable reduce al máximo la cantidad de hidratos de carbono y de glúcidos, priorizando las proteínas y las grasas. La dieta cetogénica se basa en la cetosis que es un proceso fisiológico natural en el que el cuerpo crea unas sustancias llamadas cetónicos a partir de las grasas y debido a una falta de glúcidos.

De esta manera, en el proceso se consume grasas para obtener energía de una forma más rápida, pero menos eficiente. Esto proporciona un aumento del gasto calórico lo que puede ayudar a disminuir el cúmulo de glucógeno, grasas y azúcar en sangre. Esta ineficiencia es una de las razones de su eficacia porque necesita más grasas para generar la misma cantidad de energía.

Estudios de la Universidad de Cambridge han afirmado que una dieta baja en glúcidos, alta en proteínas y que base su aporte energético en grasas, beneficia a la hora de perder peso y mantenerlo en el tiempo. Sin embargo, si no se hace correctamente puede causar olor en el aliento, orina y genitales, así como cansancio, malestar o nauseas.