READ IN: English

Cuándo HBA anunció su cese y como consecuencia Shayne Oliver ponía fin a su carrera como director creativo del proyecto nos sentimos un poco huérfanos. Lo que no sabíamos en aquel momento es que Shayne tenía una misión clara, expandir su visión de la moda a través de colaboraciones con grandes marcas afianzadas en el mercado. Lo de Helmut Lang fue sólo el principio, le siguió Diesel Red Tag y ahora es el momento de la compañía francesa de marroquinería: Longchamp (@longchamp).

Longchamp by Shayne Oliver | Realness

Una unión entre historia y vanguardia que ha dado como resultado algo absolutamente mágico. La unión de opuestos ha hecho que el proceso creativo sacase lo mejor de cada uno de los componentes. En cuanto a esto Sophie Delafontaine, directora artística de la empresa y nieta de su fundador, ha afirmado: “Somos una marca muy parisina y Shayne es un diseñador muy neoyorquino, pero estamos unidos por la creatividad y la apertura de espíritu. Después de todo, no tiene sentido colaborar con alguien que es como tú”.

De la colección solo os podemos decir que respira HBA por todos los lados aunque mantiene la sobriedad propia de la casa Parisina. El auge de la logomanía queda patente en las piezas, grandes grafismos heredados del proyecto anterior de Oliver conviven con las líneas más icónicas de Longchamp, como el Le Pliage. Un equilibro perfecto entre clasicismo y visión de futuro que auguramos será un auténtico éxito.

La colección saldrá a la venta el próximo viernes 4 de mayo a través de un pop-store en el Soho de NY y muy probablemente a través de la web de Longchamp (no está confirmado).