READ IN: English

Mango se adapta a las nuevas dinámicas que se exigen al negocio indumentario abrazando la sostenibilidad y la atemporalidad con su nueva sub-marca “Alter Made”.

Mango Alter Ego

Desafiando su propia identidad fast fashion, la cadena low cost presenta ALTER MADE: una firma con la que se deconstruye y subvierte unos códigos quizás un tanto anacrónicos para la era actual. Ésta, se activará en la industria de la moda a partir de noviembre y triplicará los precios de Mango a través de un concepto premium y eco-futurista. Su previsión económica: facturar 25 millones de euros al año.

La línea con la que la marca diversifica su mercado y expande sus campos de influencia a otros targets conscientes, se aleja de las tendencias en pos de la atemporalidad y la sostenibilidad. Dos conceptos latentes (y necesarios) en una industria sumergida por la emergencia climática, que ha llevado a que otras firmas como Zara —a través de Origins— estudien el armario contemporáneo y se adentren en el slow fashion.

Mango relegará así a un plano inexistente la sobreproducción a través de prendas atemporales y de calidad sin fecha de caducidad. Algo que materializará, en primera instancia, a raíz de una primera colección compuesta únicamente por 120 prendas confeccionadas a través de políticas de producción basadas en la proximidad. El proyecto, dirigido por Alejandra Mur, hasta ahora directora de compras de la línea Woman, pretende reinventar así el ADN de la marca conectando directamente con el zeitgeist de la moda.