READ IN: English

Paris Hilton se sincera sobre las consecuencias emocionales ocasionadas a raíz de la filtración de su vídeo sexual distribuido por su ex novio Rick Salomon en 2004. La influencer desvela que la posterior atención mediática le dejó con un trastorno de estrés postraumático muy fuerte.

“Eso será algo que me dolerá el resto de mi vida. Siempre está ahí, en el fondo de mi mente”, así se abría en canal la actriz y estrella de realities en una entrevista con Vanity Fair.

Paris habló sobre la angustiosa experiencia tras ver Framing Britney Spears, el documental que ha conmovido a las generaciones seguidoras de la cultura noventera y dosmilera. “Después de ver el documental sobre Britney, se me rompió el corazón”, dice, y añade: “Simplemente me trajo muchos recuerdos”.

De ese punto, pasó a hablar directamente de la famosa cinta sexual, y las secuelas eternas ocasionadas: “Cuando ocurrió, la gente fue muy mala al respecto, conmigo. Sólo la forma en que se hablaba de mí en todos los programas de entrevistas nocturnos y en todos los medios de comunicación… cada día tener que ver las cosas con mi familia era simplemente desgarrador.”

Se me saltaban las lágrimas todos los días. No quería salir de mi casa, no quería mostrar mi cara. Sentía que mi vida había terminado“. Paris Hilton entraba así en el papel de víctima en ese juego patriarcal por ridiculizar a la mujer mediáticamente en los años 90 y 2000.