READ IN: English

Peter Do se ha erigido como uno de los diseñadores más excitantes de la escena neoyorquina desde su debut en 2018. Su perfecta visión del womenswear une la estética del menswear tailoring y la funcionalidad moderna en un nuevo lenguaje ético y trascendental. Hablamos de la firma homónima que está subvirtiendo la manera en la que viste la mujer contemporánea.

Peter Do

Según palabras del propio diseñador vietnamita: ‘Peter Do es el uniforme de la mujer moderna, fundado en la sastrería, la construcción y los tejidos nobles’. El ethos de la casa gira en torno a la mujer, bajo una perspectiva menswear que materializa en siluetas femeninas. Las prendas de su imaginario <tailored but fun> están confeccionadas para que perduren lo máximo posible, siguiendo una línea de pensamiento sostenible con la que está creando comunidad.

En ese sentido, a través de la ética medioambiental y la constante interacción digital con sus consumidores, Do se anticipa a las necesidades de los clientes y racionaliza las piezas que entran en producción para reducir al máximo los residuos. “Ver las formas en que la pandemia ha impactado en la moda nos ha empujado a explorar nuevas formas de comunicación visual y a pensar en cómo se traduce la ropa a través de la pantalla”, declara en una entrevista para Vogue.

Peter Do

LVMH

PETER DO COMO EXRESIÓN DE LIBERTAD

Si analizamos el currículum de Peter Do, we know he did a lot of stuff. Pero más allá de su base académica en el Fashion Institute of Technology, el gran destacado de su carrera lo define su período bajo la dirección creativa del Phoebe Philo de Céline. Philo se convirtió en una de las grandes estimulaciones que influenciaría para siempre su trabajo.

Su inmersión en el imaginario de Céline llegó a raíz de hacerse con el premio LVMH en 2014, que le llevó a trabajar para Phoebe durante dos años en los que perfeccionó sus habilidades de sastrería modernista. Tras esa etapa, decidió dejar el puesto y volver a Nueva York para empezar a levantar su propia casa high-end, mientras hacía proyectos simultáneos para Derek Lam.

Peter Do nació en 2018 como una expresión de libertad. Su imaginario inspirado en las siluetas menswear y la innovación de su ethos han demostrado sus habilidades impecables en el trato de materiales, así como en el arte del drapeado. Desde entonces, ha vestido a mujeres icónicas de la escena como Zendaya o Beyoncé, aunque su idea principal sea establecer un atelier old school en Nueva York para resucitar el distrito sartorial de la ciudad.

En la casa del neo-lujo de Do, encontramos paletas de color comedidas con incursiones estacionales, hardware geométrico e innovación en los materiales. Las piezas de sastrería (del menú degustación) incorporan líneas gestuales y se transforman a través de mangas removibles o blazers convertidos en chalecos. Dos en uno.

ÉTICA Y FUNCIONALIDAD

@the.peterdo refleja en su heritage un equilibrio perfecto entre la parte comercial y creativa, poniendo un cierto énfasis en el utilitarismo. Ahora en vestidos o faldas de lujo conviven a la perfección bolsillos utilitarios, así como forros en chaquetas que poseen un pliegue característico que se expande cuando el portador se mueve. Así, aumenta la funcionalidad de las prendas inspiradas en la construcción hecha a medida.

Peter Do

Peter Do eleva a la mujer a través de prendas que delinean (que no encorsetan)  sus cuerpos, y que -a su vez- destacan por su comodidad y funcionalidad. Presenta así el nuevo lujo como una solución para la mujer contemporánea que quiere vestir cool y chic, sin la necesidad de seguir las tendencias.

La innovación y la experimentación con los materiales ayudan, asimismo, a configurar ese imaginario que resuelve problemas a través de diseños. Así lo hizo a través de su material translúcido ‘spacer’, que fue un material clave en su propuesta SS20: sostenible y made to last.

Todos esos pensamientos avant-garde están cambiando la manera en la que viste la mujer, como hizo Philo unas décadas atrás. Por no hablar de su calendario de dos colecciones anunales, con la que defiende un cartel político por la no over-production. Así, ha conseguido resultados como el cerrar temporadas con medio millón de dólares en ventas a través de top retailers como Dover Street Market o Net-a-Porter.

E-FASHION

Cabe decir que Peter sigue la estela de Margiela cuando hablamos del anonimato. Nunca suele mostrar su identidad ante el público. Pues su intencionalidad es que el foco se centre en la ropa, y no en el diseñador, como ocurre en muchas otras firmas.

También desestabiliza los pilares de la moda de lujo dejando los desfiles en un segundo plano. Lo que prevalece es el cliente. Todo ese dinero prefiere destinarlo a aspectos como la producción de prendas o investigación de materiales con el fin de crear el uniforme contemporáneo ideal en base a la autenticidad, la sastrería elegante y la artesanía. A través de ese mantra ganó recientemente el premio LVMH 2020.

El diseñador con base en Nueva York ofrece un e-showroom que renueva constantemente en las redes sociales: el gran escaparate de la firma. Los cimientos de la marca se encuentran así en el infinito océano de Internet. Definitivamente, ¿hay algo más 2020 que Peter Do?

www.peterdo.net