READ IN: English

Tras nacer y haber crecido durante tres años en Londres, la marca homónima de Tíscar Espadas, diseñadora andaluza, se asienta por fin en Madrid con la presentación de su cuarta colección anual.

Nada es para siempre. Y eso bien lo sabe la diseñadora de moda Tíscar Espadas quien, tras graduarse en Menswear en Royal College of Arts y fundar en la capital inglesa su firma de moda, a principios de 2022 se mudó a la ciudad de Madrid. Concretamente, a un estudio propio en el barrio de Quintana.

Desde donde ha estado preparando la que es su cuarta colección, titulada CAPÍTULO IV, la cual le ha llevado casi seis meses de trabajo para armar un total de 32 piezas. Las mismas que el pasado jueves 15 de septiembre se presentaron en el estudio, poco antes del anochecer, de la mano de nueve modelos que mostraron el resultado ante un centenar de personas.

Una colección única: CAPÍTULO IV

Que la marca haya cambiado de sede no significa que su rumbo de ahora sea distinto, lo cual se percibe de primeras en las propias prendas de este CAPÍTULO IV, según señala Tiscar Espadas: “Las 32 piezas siguen el mismo patrón de las tres colecciones anteriores”. Es decir, no suponen un punto y aparte, sino que resultan una continuación de lo ya presentado antes.

CAPÍTULO IV incluye camisas sueltas y extra largas con tiras que al atarlas por detrás permiten vestir la pieza de forma ajustadísima, y pantalones largos cuyos cordeles logran que, ante el calor o el gusto, la pieza pueda convertirse en un pantalón corto (lo mismo ocurre con varios formatos de camisa).

Otros pantalones vienen con diversas capas, mientras que algunas americanas llevan mangas capaces de desabrocharse y transformarse. Además de una selección de abrigos que no solo protegen, en realidad suponen un elemento más con el que jugar: “Lo que quiero con mis prendas es que cada uno, según el estado o el día, pueda construirse el personaje que quiera o más le apetezca”.

CAPÍTULO IV se construye con algodón, cáñamo alemán, lana japonesa, algodón encerado y denim- y procedentes de los proveedores de confianza de la marca. La compañía japonesa Kaihara proporciona las telas vaqueras, a la vez que el algodón se adquiere en British Millerain, la misma empresa que produce los tejidos para los uniformes de la armada británica.

La andaluza habla al respecto de la producción: “Lo único que esta vez sí es diferente es el pequeño equipo que cose y borda las prendas más delicadas. Antes trabajábamos con un par de costureras en Londres, y ahora lo hacemos con gente de aquí de Madrid para mantener la cercanía y el trato personal de antes. Nos gusta saber quiénes son los que ponen el punto y final a cada una de nuestras piezas”.

El breakdance irrumpe este fin de semana en Madrid con la final española de Red Bull BC One.

Newsletter