Todos estamos al tanto de los beneficios del yoga, pero ¿y de la yoga facial? Esta nueva tendencia consiste en una serie de ejercicios para tonificar los músculos de la cara, revirtiendo o previniendo el envejecimiento. En este sentido, se realizan masajes y estiramientos enfocados en los músculos que intervienen en las expresiones y movimientos del rostro.

Con el paso del tiempo, los tejidos pierden flexibilidad debido a la disminución del colágeno. Esto ocasiona que la piel y los músculos decaigan y evidencien un aspecto flácido. Hay varias maneras de prevenirlo o contrarrestarlo y una de ellas es el ejercicio. Los beneficios del yoga facial son: ayuda a dar flexibilidad a la piel y tonifica, combate las arrugas, mejora la circulación y elimina toxinas. Desde HIGHXTAR. te revelamos algunos ejercicios que funcionan. 

Cuello

Mira al frente, gira la cabeza hacia la derecha, ni muy rápido ni muy lento. Una vez que la barbilla está alineada con el hombro, inclina la cabeza un poco hacia atrás y mantén la postura durante diez segundos. Vuelve a la posición inicial y repite el movimiento hacia la izquierda. Haz esto cuatro veces para cada lado.

Otro ejercicio que puedes hacer para la mandíbula, pero que contribuye con la tonificación del cuello, es el siguiente. Mirando de frente, colocas las yemas de los dedos en la parte superior del cuello o, lo que es lo mismo decir, debajo de las orejas. Mientras deslizas los dedos hacia abajo inclinas la cabeza hacia atrás.

Óvalo facial

Para empezar pellizca suavemente la piel debajo de la barbilla usando los dedos pulgar, índice y medio. Esto se hace con ambas manos, presionando primero un poco y luego hacia afuera. Repite tres veces. Otro ejercicio para esta zona se hace presionando y deslizando los pulgares a lo largo de la mandíbula, desde las orejas hasta la barbilla. Repite tres veces también. Son ejercicios que te ayudan a liberar la tensión producida por el estrés y el cansancio.

Pómulos

Cuando la piel de los pómulos se torna flácida se tienden a marcar esas líneas conocidas como arrugas o surcos nasogenianos. Para dar firmeza a los pómulos el ejercicio consiste en hinchar las mejillas con aire, golpear varias veces con la yema de los dedos y luego dejar salir el aire suavemente, contando hasta diez.

Contorno de ojos

Ejerce presión sobre el contorno del globo ocular, haciendo como unas gafas con los dedos índice y pulgar de cada mano. Con dichas gafas se trata de tensar de la piel al tiempo que se parpadea unas diez veces. Luego, se relaja la presión y se repite tres veces más. Un ejercicio más focalizado en las patas de gallo consiste en poner la yema de los dedos (índice y medio) sobre las sienes, desplazándolos hacia las orejas mientras abres mucho la boca.

Líneas de expresión

Con el labio inferior hacia dentro, cubriendo los dientes de abajo, pon la boca como si dibujaras una O. Ahora trata de sonreír. Repite esto varias veces. Otro ejercicio consiste en colocar la yema de los dedos en la barbilla y tratar de mover la mandíbula desde arriba hacia abajo. Luego inclinas la cabeza hacia atrás.

5 consejos para proteger tu piel este invierno.

Newsletter