READ IN: English

El nuevo prodigio audiovisual de Beyoncé, “Black is King”, nos emplaza a la raíz de la cultura africana y nos deleita con un viaje musical y estético sin parangón. Disponible en Disney+, los 85 minutos de metraje son una delicia imperdible en la que hay que sumergirse sí o sí.

Como ya hiciera con “Lemonade” y “Beyoncé”, la ex Destiny’s Child ha optado por una music film para presentar su nuevo trabajo “Black is King”. Profundamente inspirado en “El Rey León”, en la que Queen B pone voz a Nala, traza una línea temporal que va paralela a la del blockbuster de Disney. La inclusión de algunas de las partes del guión de dicha película acompañan la narrativa de la fantasía de Bey.

En esta última obra maestra visual de Beyoncé (@beyonce), la artista rinde un profundo homenaje a la herencia africana. La escenografía, el vestuario y los personajes implicados en cada escena nos muestran una visión contemporánea de una identidad cuyas raíces ancestrales no se difuminan con el paso del tiempo.

BEYONCE BLACK IS KING

Black is King incluye localizaciones de USA, UK, Bélgica, Sudáfrica, Ghana y Nigeria. Beyoncé colaboró con artistas locales en cada destino.

La simbología recogida en la cinta es infinita. Desde referencias al pasaje de Moisés abandonado en el río a homenajes a través de su vestuario a divas de la talla de Labelle, Donna Summer o Grace Jones. El imaginario de “Black is King” es una oda a la cultura africana y un soplo de aire fresco hacia su imponente futuro.

Por si la sola presencia de Beyoncé no fuera suficiente, la partner in crime de Jay Z se rodea de lo mejorcito del black power. Apariciones de Pharrell, Naomi Campbell, Lupita Nyong’o, Wizkid, Adut Akech, Tina Knowles o Kelly Rowland, conocidos para en el mundo entero, se mezclan con la de artistas del continente africano. Shatta Wale, Salatiel o Lord Afrixana aportan color y frescura al álbum visual de Queen B con sus ritmos afrobeat y dancehall.

El vestuario

Si bien la parte musical es una joya, no lo es menos la visual. La maestría en la disposición de todos los elementos ornamentales de cada escena es apabullante. Como no podía ser de otra manera, la apuesta por diseñadores de color es mayoritaria. El body de Marine Serre en “Already” apunta a ser un básico de esta temporada. Otra pieza muy destacada es el corsé custom-made de Burberry en estampado de vaca en este segmento.

Por su parte, la diseñadora británica Molly Goddard presenta uno de sus diseños de AW19 en la cinta. Sus volúmenes en tul cautivaron a la diosa del pop.

BEYONCE BLACK IS KING

La diseñadora de joyas Tanaya Henry tiene su momento de gloria también vistiendo a Beyoncé con una capa de cristales superlativa. Diseñada hace un año, viendo a Mrs Carter con ella, hace que la espera haya merecido la pena.

BEYONCE BLACK IS KING

Michaela Stark, famosa por su exploración absoluta de todas las formas femeninas, viste a la intérprete en una de las escenas más espectaculares de la music film. Subida en una grúa, Bey porta un corsé de seda y vaqueros de 4 metros de largo. Las braids infinitas dejan sin aliento.

BEYONCE BLACK IS KING

Loza Maléombho firma uno de los looks más potentes de “Black is King”. Originario de Costa de Marfil, el diseñador presenta una chaqueta de marcada geometría en blanco y negro con detalles dorados. Kelly Rowland, BFF de Beyoncé, parece ser la responsable de la apuesta por este creativo. La ex Destiny’s Child ha sido vista enfundada en alguna de sus creaciones con anterioridad.

BEYONCE BLACK IS KING

Desde Arabia Saudí, Ashi Studio pone el glamour con una pieza cubierta de majestuosas plumas negras. Este diseño llevó más de 70 horas de trabajo y el resultado es descomunal.

BEYONCE BLACK IS KING

Además de los mencionados, “Black is King” nos regala diseños de Valentino, Area, Mugler, L’enchanteur, Alon Livné White, Erdem o Laurel DeWitt.

Como colofón, Beyoncé presenta a lo Simba a su hijo Sir, alzado en el aire como en la escena de “El Rey León”. Su nacimiento pone el cierre a esta maravilla.