READ IN: English

Sus referencias abarcan desde el siglo XVIII a los años 70 y en sus colecciones explora temas como lo queer, la teoría feminista o el cambio climático. El personal universo de Dilara Findikoglu la convierte en una de las diseñadoras más emocionantes de los últimos años. Repasamos su trayectoria con motivo del lanzamiento a la venta de su SS20.

Dilara Findikoglu

Dilara Findikoglu

Ávida coleccionista, tanto su casa como su estudio en Londres son pequeños museos en los que Dilara Findikoglu atesora todo tipo de ropa y accesorios vintage, libros, música, pósters, figuras… Su tendencia a coleccionar no sólo se limita a objetos, sino que también cristaliza en sus colecciones, que fusionan y hacen referencias a diferentes décadas de forma simultánea. Desde la indumentaria de época, las camisas victorianas, los trajes western, el heavy metal, el glam, el punk o lo gótico, las colecciones de Findikoglu no son meros ejercicios de estilo, sino que también trabaja las ideologías e historia de las épocas pasadas en las que se inspira. Más allá de hacer un catálogo kitsch de diferentes períodos históricos, Findikoglu descontextualiza y resignifica todas estas referencias consiguiendo dar paso a su característico nudo de anacronismos. Afincada en Londres de origen turco, el imaginario de oriente y musulmán también trasciende en sus diseños.

Los corsés, los bordados, los satenes y tules vs el cuero y el vinilo, las hebillas e imperdibles, la deconstrucción de prendas clásicas, y los colores negro y rojo, son elementos recurrentes en sus creaciones. Su trabajo de las piezas, el dominio de la sastrería y la teatralidad de sus colecciones están a la altura del John Galliano o Vivienne Westwood de los 90. Las similitudes no son casualidad. Galliano es uno de sus gurús y maestros, motivo por el cual decidió dejar su Estanbul natal y mudarse a Londres para estudiar en la misma escuela que el gibraltareño, la reconocida Central Saint Martins, y para quien trabajó en prácticas cuándo éste iba a tomar las riendas de Maison Margiela. La actitud y referencias que comparte con la dama del punk no hace falta ni mencionarlas.

Dilara Findikoglu FW20

Presentó su colección FW20 el pasado febrero en la London Fashion Week y acaba de poner a la venta on-line su colección SS20, de la que un porcentaje de las ventas está destinado a la Artists and Freelancers Hardship Fund. Explicaba en su Instagram que, como diseñadora emergente, se veía en la obligación de apoyar a los creadores más jóvenes y a los creativos freelance en situación de precariedad debido a la disminución de encargos durante la cuarentena. Findikoglu utiliza la moda como reivindicación y su trabajo explora temas de relevancia social, cargado de referencias y simbología feminista, religiosa y política. Estos conceptos no solo están presentes en su proceso creativo aplicándolos de forma abstracta en sus diseños. En muchas ocasiones se plasman de forma muy directa: en un vestido de la colección SS20 se lee la frase “Send girls to school” y en una sudadera estampa a Marlene Dietrich, icono y mujer empoderada donde las haya, con la palabra “Witch” encima.

Como comenta Steff Yotka para Vogue Runway, el decoro de la era de los corsés en los que Findikoglu se inspira pertenecía a mujeres silenciadas. Muy al contrario que las mujeres para las que diseña o el tipo de mujer que ella representa. No siendo elegida para presentar su colección en el desfile de graduación por el comité de la Central Saint Martins, se negó a dejar pasar la oportunidad y presentó su colección junto a otros estudiantes en un desfile de guerrilla, el #encoreCSM, que como consecuencia atrajo mucha más prensa de la esperada. Al poco debutó con su propia colección SS18 en la iglesia Saint Andrews Holborn, con polémica incluida, al contener la escenografía elementos religiosos y masónicos, calificados de satánicos por algunos sectores.

Asentando su marca a pasos agigantados en el muy competitivo escenario de la capital inglesa, pronto llegó el reconocimiento. En 2017 fue finalista del LVMH prize, el más prestigioso reconocimiento a los nuevos talentos. Su personal universo y su rico abanico de referencias históricas y musicales le valió para en pocos años consagrarse como una de las diseñadoras noveles más diferentes y emocionantes del panorama europeo. Sus colecciones fueron poco a poco conquistando los catálogos de los mejores retailers del continente. Desde Dover Street Market, Luisa Via Roma o Selfridges, sus colecciones demuestran ser más que ejercicios Couture de pasarela, manteniendo el contacto con la realidad comercial del negocio.

También llegaron las colaboraciones, de alto nivel, por supuesto. Una colección de merch para Marilyn Manson o una editorial para Rihanna entre otras valieron para acabar de catapultar la marca. Desde entonces, Bella Hadid, Lady Gaga, Madonna, FKA Twigs, Beth Ditto, Rita Ora o Sita Abellán son algunos de los otros nombres que también han vestido sus creaciones en las alfombras rojas y escenarios.

Ya sea reinventando el corsé, mezclando cuellos isabelinos con camisetas de grupos de metal y llevando el punk y lo oculto a las pasarelas, Dilara sin duda consigue hacer del mundo un lugar más complejo e interesante. Su propuesta es lo que la moda necesita ahora mismo: escapismo y teatralidad. Más siempre es más.

#mustfollow –@dilarafindikoglu