READ IN: English

Kim Jones está elevando las colecciones de Dior a la categoría de piezas museísticas. Sus colaboraciones empiezan a dibujar un imaginario cargado de referencias artísticas y anhelos creativos del genio británico.

Cada vez que Kim Jones estrena colección para Dior, el mundo de la moda se paraliza. Sus colaboraciones con KAWS, Daniel Arsham y Shawn Stüssy demuestran la línea a seguir por el ex Director Creativo de Louis Vuitton. Su fijación por universos artísticos aportan una profundidad a sus propuestas absolutamente excepcional.

Como el propio Kim recuerda, el año por estas fechas celebraba en Miami su show de la colección junto a Shawn Stüssy. Un año después ha tenido que optar por una versión digital para dar a conocer sus diseños para Fall 2021.

En esta ocasión, el modisto británico une fuerzas con el genial Kenny Scharf, contemporáneo nada menos que de Jean-Michael Basquiat y Keith Haring. Su estilo surrealista y cómico le granjeó enorme popularidad entonces y, décadas después, vuelve a la primera línea de la relevancia creativa. Un amigo mutuo en Gagosian fue el responsable de esta pintoresca fusión.

En palabras de Jones, fue organizando su casa durante el confinamiento cuando encontró un libro de Scharf y sintió que, nadie mejor que él, para representar el momento histórico que vivimos. La hermandad y el sentimiento de comunidad presente en el Nueva York de los 80 fue la fuente de inspiración para desarrollar esta propuesta llena de psicodelia y patrones del archivo de Dior.

En estos momentos de incertidumbre y pesimismo, Kim se ha querido divertir y pretende extender esa buena vibra a sus clientes con esta selección de piezas para el Otoño de 2021. Como es de esperar, los coloristas gráficos de Scharf invaden gran parte de los diseños. Desde el ultra popular Saddle de la casa parisina a cinturones, loafers, tops… Además, incluye también su fascinación por el universo de Star Wars y The Mandalorian en el set del desfile virtual. Proyecciones galácticas y cosmos decoraron la presentación.

La estética bohemia y profundamente ochentera se manifiesta en piezas de sastrería y looks muy callejeros. Creadas entre el atelier de París y artesanos chinos, la majestuosidad de los diseños no tiene parangón.

Kim Jones no quiere estancarse en el bajón emocional que vive el mundo y nos regala un soplo de aire fresco y una paleta llena de color y energía positiva para afrontar 2021.