READ IN: English

La música urbana latina ha ido subiendo como la espuma en los últimos años hasta convertirse en la gran tendencia musical con la que perrear hasta la muerte o simplemente deleitarse con sus latino beats. Desde djs como Flaca hasta cantantes como Balvin, Bad Bunny, Tangana o Rosalía se han encargado de adaptarla a una nueva era en la que este arte se transforma en un medio experimental que conecta géneros, que ya no tiene límites y donde todo (o casi todo) vale.

Rosalía y Ozuna

Sus sonidos están influenciando desde el reggaeton hasta el trap o el pop y están marcando en plataformas como Spotify o Youtube cifras que dejan un game over en la industria. Y es que, la globalización ha prendido las barreras entre idiomas o géneros que ahora se fusionan en canciones con múltiples referencias directas que mezclan beats cambiantes de manera ilimitada.

La moda en este universo latino se está convirtiendo en un referente donde cantantes están dejándose llevar por outfits inspirados en Latinoamérica como C. Tangana, jugando a la par con los sonidos urbanos y latinos desde ‘Booty’ a ‘Bien duro’. De igual forma, Balvin, primer músico latino en encabezar el festival de Lollapalooza en EEUU, o Rosalía a través de sus canciones o colaboraciones con cantantes como Ozuna en ‘Yo x ti tu x mi’ están dejando, a su vez, un reflejo de su estilo en la sociedad.

C. Tangana

Todo ese hype empezó a fraguarse en el 2017, que fue el año en el que la música latina se posicionó en los primeros lugares en las playlists de los éxitos globales y en las reproducciones online a nivel mundial. También gracias a su visibilización en otras plataformas como los Latin Grammys, en los que Rosalía ganó dos premios en la edición de 2018.

Por su parte djs como Chica Gang, entre ellas @flacabangbang, están llevando el reggaeton y los ritmos latinos a un estado de culto que nos ha atrapado entre amor, perreo y cumbia. Sets donde Lorna, la Gasolina de Daddy Yankee o el Rakatá de Wisin y Yandel se unen con sonidos de trap actuales u otros géneros con los que prenden esos espacios mixtos que van más allá del hombre – hetero. En este sentido, artistas como Ms Nina también han ayudado a desmentir el hecho de que el reggaeton sea machista o discriminatorio; porque estamos hablando de música, y porque si analizásemos todos los géneros tendrían prácticamente el mismo grado de influencia patriarcal.

CHICA GANG

Esta “salida del armario” de lo latino ayuda a romper las barreras racistas y clasistas, así como los estereotipos ligados a la sexualidad de las mujeres. Y es que la imagen de los latinos en el mundo ha cambiado por completo. Ya se ha dejado de lado esa estereotipación retrógrada que los dejaba fuera de la escena, generando un pack de cliché: la manera de vestir, el narcotráfico o el machismo.

Así, el reggaeton es ahora más global que nunca, aquello que J. Balvin quería conseguir cuando declaró en el NY Times lo siguiente: “Quiero cambiar la percepción sobre los latinos en todo el mundo. Creo que la gente aún no sabe cuán geniales somos. Cuando ves una película, siempre ponen al latino del lado malo o de una manera vulgar. No es así. Los latinos están brillando como un diamante. Kanye y Pharrell están de moda. ¿Por qué no J Balvin?”.  En definitiva: viva el reggaeton y las vibras latinas.