READ IN: English

Tras dos años de silencio e inactividad, la marca de streetwear neoyorquina MadeMe y sus riot girls vuelven a hacer ruido, romper barreras y subvertir los códigos urbanos de la moda.

La firma noventera de “chicas, para chicas” vuelve a expandirse para presentar las dinámicas de la juventud actual del centro de la ciudad, así como celebrar las tribus de estilo contracultural y las mujeres pioneras que la lideraron.

La semana pasada, MadeMe volvió a conectarse con el mundo de la moda a través de Instagram, publicando una imagen de una parte trasera de una chaqueta denim blanca pintada con un ANJ, alas de ángel, rosas y un Mademe en cursiva. El mensaje del pie de foto, como siempre, directo: «BACK AND NASTY AS FUCK«.

Erin Magee, su directora creativa, regresa así para idear nuevos conceptos a través del diseño, tras haber colaborado con marcas como X-Girl y Converse, y haber escogido a Paloma Elsesser, Princess Nokia y Lourdes Leon como imagen de la campaña de la marca.

Para esta nueva colección, el sello presenta una serie de piezas icónicas renovadas como las camisetas con logotipos y gráficos estridentes de inspiración 90’s y Y2K. Aunque quizás, entre esa amalgama textil, lo que pueda subrayarse sea el set denim aerografiado por la artista Ally Bo, así como las gafas de sol sin montura maximalistas con las que estilizar tus looks de verano.

Magee ha colaborado para la ocasión con su fotógrafo Mayan Toledano para hacer un recorrido fotográfico por cuatro espacios diferentes como su apartamento de Brooklyn. ¿Sus musas? Lourdes Leon o la modelo Blair Broll enfundadas en su estética “exotic princess” y sus vibes LGTB+.

Explora la colección completa de MadeMe a través de este enlace.

Newsletter