READ IN: English

Anna Wintour asume toda la responsabilidad por el comportamiento “hiriente o intolerante” de Vogue. A través de un email se disculpaba ante los empleados de la revista por todos sus “errores raciales”. El feedback por parte de los empleados ha prendido la biblia de la moda con declaraciones que destapan mucho más allá que supuestos errores raciales. En definitiva han dejado claro que en Vogue no hay espacio para la gente de color.

Anna Wintour y Andre Leon

La leyenda A.W admitió que la revista había fracasado históricamente en elevar y dar espacio a los creadores negros. La carta digital, obtenida por “Page Six”, fue enviada por correo electrónico a todos los empleados el 4 de junio, en la que se prometía una acción inmediata para destacar el trabajo de los editores, fotógrafos, escritores y diseñadores negros.

“Quiero empezar reconociendo sus sentimientos y expresando mi empatía hacia lo que tantos de ustedes están pasando: tristeza, dolor y también ira”, explicó Wintour. “Quiero decir esto especialmente a los miembros negros de nuestro equipo – sólo puedo imaginar cómo han sido estos días. Pero también sé que el dolor, la violencia y la injusticia que estamos viendo y hablando han existido desde hace mucho tiempo. Reconocerlo y hacer algo al respecto es algo que debería haberse hecho.”

“Nosotros también hemos cometido errores, publicando imágenes o historias que han sido hirientes o intolerantes. Asumo toda la responsabilidad de esos errores [..] No puede ser fácil ser un empleado negro en Vogue, y hay muy pocos de ustedes. Sé que no es suficiente decir que lo haremos mejor, pero lo haremos – y por favor sepan que valoro sus voces y respuestas a medida que avanzamos. Estoy escuchando y me gustaría escuchar sus comentarios y consejos si quieren compartir alguno.”

Añadió que este momento histórico para América debería ser “un tiempo de escucha, reflexión y humildad para aquellos de nosotros en posiciones de privilegio y autoridad”.

EL RACISMO DE VOGUE SALE A LA LUZ

Una de las personas que se manifestaron contra Anna Wintour y Vogue fue Shelby Ivey Christie, reclutada como planificadora de medios en Vogue en 2016. Tuiteó que su tiempo en la revista había sido “el más desafiante y miserable” de su carrera, añadiendo que el acoso de los compañeros blancos era agotador.

Christie demanda la sobrecalificación de los empleados negros, mal pagados y sobrecargados de trabajo. Se le asignaron territorios adicionales que se extienden desde la costa oeste hasta Italia, podía extender los días de trabajo a 20 horas. El nepotismo también era un problema. En el equipo de medios sociales de @vogue, dos miembros negros eran graduados de la Ivy League mientras que sus homólogos blancos “no tenían experiencia previa relevante”.

Destapando el racismo de Vogue
Zara Rahim fue contratada como directora de comunicaciones de Vogue en 2017. Ex portavoz de Hillary Clinton, también trabajó para el presidente Obama antes de entrar en el universo Vogue. Como la única WOC en un papel de liderazgo, se le dieron responsabilidades adicionales de diversidad que equivalían a un trabajo adicional. “Al final me dijeron que me estaba ‘quejando demasiado'”, vislumbrando una triste realidad que está destapando, ahora más que nunca, a todos los jugadores racistas de la industria.