READ IN: English

Durante muchos años, la Semana de la Moda de Madrid había sido un territorio acotado para los diseñadores tradicionales que iniciaron la industria de nuestro país, dejando el acceso a nuevas caras y conceptos diferenciales bastante restringido. Desde la irrupción de David Delfín, cada año podemos ver nuevos rostros e ideales que nos hacen creer cada vez más en el potencial de la moda española.

Una vez cerrado el último capítulo de la Mercedes Benz Fashion Week Madrid (@mbfwmadridpodemos decir sin miedo a equivocarnos que los talentos nacionales están cogiendo la dimensión que deseábamos. Si antes de su inicio vaticinábamos que María Simun, Mans (@mansconceptmenswear), Dominnico (@dominnico) y Christian Simmon (@christiansimmon) serían los principales agitadores de esta edición, debemos añadir también a Juan Vidal (@mrjuanvidal) y sus propuestas para 2020, así como destacar la irrupción ya nada sorpresiva de Shoop fuera de programa, que nos dejó muy gratamente sorprendidos una vez más. Reseñables también, e insistimos en su vuelta, las ausencias de María Ke Fisherman (@mariakefisherman) y el ManéMané (@manemanestudio) de Miguel Becer (@miguelbecer).

Las nuevas generaciones están logrando la atención internacional y el interés global por sus creaciones que muchos de los diseñadores que llevan toda la vida trillando la pasarela madrileña sin pena ni gloria. La tendencia derivada de las redes sociales y el universo online ha ayudado a estos nuevos creadores a conquistar a los más exigentes críticos más allá de nuestras fronteras. Diseñadores como Palomo Spain haciendo París suya o la joven Carlota Barrera en Londres como “Pedro por su casa” son un claro indicativo de que esta nueva hornada de diseñadores tienen un espectro global muy definido. Afortunadamente, el objetivo hace tiempo dejó de ser agradar a las señoras españolas y mutó en el deseo de vestir a la generación más ávida de moda de la historia.

Aún quedan muchas cosas que mejorar en Madrid, pero sin duda, a nivel creativo, estamos cada año un poquito más cerca de alcanzar ese reconocimiento que ayudaría a la industria nacional a situarse entre las más importantes del mundo.

De Madrid al cielo.

Post realizado en colaboración con nss magazine.  Fotos de Alexander C. Luque.